La sonda china Chang'e 5, lanzada el pasado 24 de noviembre con la misión de traer muestras de polvo y rocas de la Luna, inició hoy su regreso rumbo a la Tierra, según imágenes difundidas por la televisión estatal CCTV.

El objetivo de la operación es retornar con muestras del suelo de la Luna, y se trata de la primera vez que se intenta en más de 40 años.

El módulo, que se posó sobre la Luna el pasado martes, despegó este jueves a las 23.10 hora de Beijing, China, (12.10 de Argentina), indicó CCTV.

En caso de arribar a la Tierra sin inconvenientes, China se convertirá en el tercer país que logra traer a la Tierra muestras de suelo y rocas lunares, después de Estados Unidos y la ex Unión Soviética, que completó la misión robótica Luna 24 en 1976, recordó la agencia de noticias AFP.

Esta misión forma parte de la nueva etapa del programa espacial chino, que a principios de 2019 consiguió por primera vez en la historia el alunizaje de un aparato en la cara oculta del satélite.

La sonda Chang'e 5 pesa 8,2 toneladas y tiene cuatro partes: un orbitador (que permanecerá en órbita lunar), un módulo de aterrizaje (que alunizó en el satélite), un módulo de ascenso (del suelo hacia la órbita lunar) y una cápsula de regreso (hacia la Tierra).

A diferencia del programa soviético, por el cual la sonda efectuaba directamente el trayecto Luna-Tierra después de recoger las muestras, China utilizó un método más arduo.

Las rocas se colocaron primero en el módulo de ascenso, que debió alcanzar la órbita lunar y luego acoplarse al orbitador, antes de ser transferidas a la cápsula que deberá aterrizar en la región china de Mongolia Interior (norte). (Télam)