La provincia de Entre Ríos tiene varias de sus ciudades entre las más calurosas del país en los últimos días, y los entrerrianos y entrerrianas apuestan a la siesta, el tereré, el mate, la sombra y el agua de sus cauces para combatir las altas temperaturas.

Playas, balnearios y la naturaleza verde y azul que caracteriza a la provincia también permiten compensar las sofocantes temperaturas durante el día; y las fiestas populares, carnavales, festivales y campings son el deleite por la noche.

Paraná, capital provincial, es la quinta ciudad con mayor temperatura del país, al registrar 40,6 grados esta tarde.

Esa es la principal causa de que el centro capitalino y sus calles se mantengan desoladas a partir del mediodía y hasta entrada la noche.

"Estamos abiertos porque somos un 24 horas, pero después de las 13 ya no pasa nadie hasta casi las 20 cuando se reactiva un poco, sobre todo para ir a los parques o plazas", comentó a Télam Victoria, empleada de un mercado del centro de Paraná.

Télam continuó su recorrido por otras zonas de la capital entrerriana como el Parque Urquiza y el Balneario Thompson, pero el escenario fue el mismo: nada de gente, sólo unos pocos aventureros que se animaron a tomar sol o descansar bajo la sombra.

Click to enlarge
A fallback.

Lo que se veía por fuera es lo mismo que ocurre dentro de locales, gimnasios y supermercados sólo con empleados y pocos clientes.

La siesta, esa costumbre que se mantiene durante todo el año pero que con el calor se extiende por horas, y por todo el territorio, también influye en el panorama.

"Vine porque vivo cerca, no tengo aire ni nada entonces, es mi única ayuda desde que tengo 6 años", explicó Ramón, un pescador de 61 años que aprovecha la sombra de los árboles y el agua del río Paraná para superar las altas temperaturas, cerca de Bajada Grande.

Lo acompaña el mate porque "nunca se deja, hace sentir menos el calor y es bueno para la salud", agregó a Télam.

Los privilegios en esta época recaen sobre quienes pueden acceder a piletas y equipos de aire acondicionado, en su defecto, la gente apuesta a la oscuridad del interior de sus casas, a tirarse sobre el suelo frío con botellas de hielo, y a la sombra de cualquier árbol.

"La paso muy mal, hago dos cuadras y ya no quiero moverme más", sostuvo Jazmín, de 16 años, y recordó que en TikTok vio un mapa que pintaba Argentina de color rojo oscuro, pero "el hemisferio sur también estaba rojo" producto "del cambio climático".

El calor tampoco da tregua en el interior de Entre Ríos, donde se registran temperaturas altísimas como en La Paz, con 40,8 grados; Concordia (39,7); Victoria (39,5); Gualeguay, Concepción del Uruguay o Gualeguaychú (37,6 grados).

Como su nombre lo indica, Entre Ríos está limitada por cuatro ríos y dos arroyos, pero en su territorio también contiene otros tres cursos, brazos de los mismos, más de 25 arroyos, y unos 60 lagos y lagunas; y un 15% está compuesta de islas y tierras anegadizas.

En sus diferentes formatos, esos cursos de agua se colman de personas durante el verano, tanto ciudadanos locales como turistas.

Los campings con servicios y cerca de la naturaleza también son una opción que se utiliza en esta época, ya que tienen un costo de entre 300 y 500 pesos por día, y se puede disfrutar tanto del río como de las piletas y las parrillas.

Enersa, la empresa que distribuye la energía eléctrica en la provincia, informó que este miércoles se produjo el segundo récord histórico de demanda de energía, y el cuarto pico en los últimos 20 días.

Eso quizás provoca los cortes de luz que afectan a la ciudad por momentos, principalmente entre las 14 y las 18, lo que se suma en algunas zonas a los cortes de agua potable producto de caños rotos o reparaciones.

Los departamentos de Paraná, La Paz, Nogoyá, Diamante y Villaguay ingresaron en zona de alerta roja por temperaturas extremas, mientras que el resto de la provincia continúa bajo alerta amarillo, según el Servicio Meteorológico Nacional (SMN). (Télam)