El desarrollo de la aplicación She Taxi, creada por una chofer rosarina para solicitar taxis conducidos exclusivamente por mujeres, se topó con la resistencia "de género y económica" del sistema de vehículos de alquiler, dijo su fundadora.

Nacida en Rosario en 2017 con el fin de "resolver una problemática de las usuarias: el acoso de taxistas varones", la app se expandió a la ciudad de Santa Fe, pero no le resulta fácil porque "es un feudo", dijo a Télam María Eva Juncos, creadora de la app.

"Tengo colegas que me dicen que en entrevistas de trabajo le dijeron que les dan el empleo si no van a usar She Taxi", contó.

Agregó que "otra conductora me pidió que le cambiara el ringtone porque cuando está en la parada con los hombres se le complica".

La app también llegó hace una semana a la provincia de San Juan, donde se registraron 87 personas.

"Se hicieron 20 solicitudes (de viajes) y ninguna conductora abrió la aplicación", dijo Juncos, extrañada ante la situación.

Explicó que "investigando un poco y viendo qué pasaba, me dicen que la mayoría (de los taxis) pertenece a una remisería de un empresario, que les dijo que la que usa She Taxi se va de la empresa".

El tema la llevó a hablar con una ministra del Gobierno sanjuanino porque, dijo, "hay que darle respuestas a las usuarias".

"Es una cuestión de género, pero sobre ella hay una cuestión económica. She Taxi es gratis, por eso tocamos intereses", concluyó Juncos. (Télam)