Las infecciones causadas por bacterias resistentes a los antibióticos están "matando a miles" en el Reino Unido cada año y no es un problema que "podamos ignorar", dijeron hoy las autoridades sanitarias británicas, mientras adviertieron que "ya están viendo cómo surgen resistencias" incluso a los medicamentos más nuevos.

Según los últimos datos publicados por la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido ( UKHSA ), el año pasado se produjeron en Inglaterra casi 150 infecciones graves que no respondieron a los antibióticos.

"El número total estimado de infecciones graves resistentes a los antibióticos en Inglaterra aumentó un 2,2 % en 2021 en comparación con 2020 (53.985 frente a 52.842). Esto es el equivalente a 148 infecciones graves resistentes a los antibióticos al día en 2021", informaron.

"Ya estamos viendo surgir resistencia a nuestros antibióticos más nuevos: la innovación para encontrar nuevos tratamientos solo tendrá éxito si usamos lo que tenemos de manera responsable. El uso excesivo de antibióticos significará que dejarán de funcionar contra condiciones que amenazan la vida, como la sepsis", advirtió Susan Hopkins, asesora médica en jefe de UKHSA.

En este sentido, dijo que los antibióticos no ayudarán con los síntomas del resfriado, la gripe o el coronavirus (Covid-19) y recomendó confiar en los profesionales de la salud, respecto a tomar antibióticos solo según lo recetado, nunca compartir con otras personas y tampoco guardar para más adelante.

"Tomar antibióticos cuando no los necesita los pone a usted y a sus seres queridos en riesgo de tener una infección intratable en el futuro", alertó.

Por su parte, Dame Jenny Harries, directora ejecutiva de UKHSA, agregó que la resistencia a los antibióticos no es un problema distante que podamos ignorar.

"Las infecciones causadas por bacterias resistentes a los antibióticos están matando a miles de personas cada año en este país y en todo el mundo, además de tener un enorme impacto económico. A medida que salimos de la pandemia de Covid-19, este es un momento clave para mantener el enfoque en la "pandemia silenciosa" de la resistencia a los antibióticos a través de nuestras amplias actividades de vigilancia y administración de antibióticos", dijo.

Explicó que, sin bien la cantidad de infecciones graves resistentes a los antibióticos se redujo durante la pandemia en comparación con 2019, la resistencia a algunos antibióticos clave sigue siendo alta.

"Más de dos quintas partes de las infecciones del torrente sanguíneo por Escherichia coli, son resistentes al co-amoxiclav, un antibiótico clave utilizado en el tratamiento de infecciones graves en el hospital. UKHSA también está monitoreando nuevas terapias con antibióticos como el cefiderocol para identificar la resistencia", subrayó. (Télam)