Célica Irrazábal, la primera mujer en acceder a la jefatura de Terapia Intensiva (UTI) del Hospital de Clínicas, destacó hoy "el trabajo en equipo, multidisciplinario y el equipamiento de camas" de ese sector, que pasó de 14 a 70 durante la pandemia de coronavirus, además de agradecer a sus antecesores en el cargo por ser "profesionales de gran reconocimiento y no machistas", en vísperas del Día del Médico de las Américas.

"Yo soy la primera mujer jefa de la División de Terapia Intensiva del Clínicas, pero tengo que reconocer que llegué a crecer en este hospital gracias a la generosidad de mis antecesores, que son profesionales muy reconocidos y no machistas", señaló Irrazábal en diálogo con Télam, en el marco del Día del Médico de las Américas, que se celebra este 3 de diciembre.

Este día conmemorativo fue propuesto en el Congreso Panamericano celebrado en 1953 en Texas (Estados Unidos), en homenaje a Carlos Juan Finlay Barrés, médico y científico cubano que descubrió que la fiebre amarilla era transmitida por un vector: el mosquito Aedes Aegypti.

En las palabras de Irrazábal resuenan "el orgullo de pertenecer a la Universidad de Buenos Aires" y su agradecimiento a los integrantes del sector de Terapia Intensiva por permitirle crecer en el Hospital de Clínicas, institución de asistencia de alta complejidad, a cargo de la formación universitaria de cerca de 4.000 alumnos de la Facultad de Medicina y de la educación de postgrado.

Télam: ¿Cuál es su recorrido profesional?

Célica Irrazábal: Empecé en el hospital como alumna residente de Clínica médica, fui jefa del sector, médica interna de la división de UTI hasta 1994, donde pude ser la primera médica mujer de planta de la división. Desde el 2004 ejercí como jefa de Clínica hasta el año pasado, cuando pasé a ser la jefa de la división de UTI.

T: ¿Qué destaca de su recorrido en el Clínicas?

CI: Esta división tuvo cinco jefes, todos notables dentro de la especialidad y generosos en darnos el lugar para crecer: los doctores Carlos Rubianes, Miguel Jorge, Carlos Gherardi y Abelardo Capdevila. Y si hay alguien para homenajear como terapista es a Capdevila, quien aún luego de jubilarse nunca dejó de venir al Hospital y me acompañó en la conducción. Durante la pandemia, se hizo cargo de una sala completa de internación, con ningún beneficio más que el de seguir siendo el médico que fue toda la vida.

T: ¿Qué características tiene un médico terapista a diferencia de otras especialidades?

CI: En lo formativo, estamos preparados para asistir pacientes cuya vida está amenazada, de forma presente o potencial, y buscamos que tengan una proyección para recuperarse. Además, tenemos que tener un carácter especial, tomar decisiones rápidas, tener capacidad de reflexionar sobre lo hecho y ordenar el trabajo por objetivos.

Pero, fundamentalmente, hay que saber trabajar en equipo, porque el trabajo es multidisciplinario. Cada uno es imprescindible, tanto el rol de la enfermera, el kinesiólogo o el bioingeniero; todos estamos juntos al frente del campo de batalla.

T: ¿Cómo se organizaron para afrontar la pandemia?

CI: Lo destacable es que en el mes de marzo empezamos con 14 camas de UTI y, de repente, el Hospital se transformó y nos organizamos con otras unidades como la coronaria, los de guardia, las pediátricas y llegamos a tener 70 camas para pacientes críticos.

Lo más llamativo es que los cirujanos del hospital nos cedieron una sala y se pusieron a disposición, con ellos a la cabeza y nosotros conduciéndolos. Ahora los casos bajaron y de las 30 camas de terapia son 10 los pacientes con coronavirus en estado crítico, pero crecimos en experiencia y en camas.

T: ¿Son escasos los médicos en esta especialidad?

CI: Escasean, pero no porque se hayan enfermado en la pandemia. Es una especialidad nueva, que se creó luego de la primera epidemia de polio, en los años 50, y en el país, entre los 60' y 70', donde se agruparon médicos y formaron el primer plantel de la división de UTI.

Este año la terapia intensiva cumple 50 años y postergamos su festejo por la pandemia. El doctor Mario Brea, pionero en su época, creó la primera sala de UTI, como cuidados posoperatorios de cirugía cardíaca, en el viejo hospital (situado donde ahora está la Plaza Houssay) y compró los primeros respiradores que entraron al país.

T: ¿Se agudizaron algunas necesidades en el contexto de pandemia?

CI: Tenemos que incorporar las cosas positivas de este contexto, como por ejemplo que si el contagio es interhumano hay que incorporar las medidas de protección y deberían estar siempre. Ser extremadamente respetuoso con eso impide gran parte de las enfermedades que surgen en el hospital, mejora la vida del paciente, es economía de la salud.

Y otro tema, es que se comprenda que tenemos máquinas pero necesitamos formar más recursos humanos, que sea calificado y tenga una valoración y remuneración merecida por el tipo de capacitación que lleva.

T: La cantidad de infectados Covid viene bajando de forma sostenida, ¿qué recomendaciones sugiere?

CI: Seguir con la protección personal. La gente debería haber adquirido los resguardos para cuidarse; ser responsables y cuidarse. Por ejemplo, usar la protección del barbijo, mantener la distancia de un metro y medio, saber que las reuniones con amigos son momentos de contagio y guardar la distancia. Nosotros, que estamos más expuestos, también intentamos mantener los grupos de trabajo sin mezclarnos para no llevar y traer.

T: ¿Algo más que quiera destacar?

CI: Nos formamos acá, estoy orgullosa de pertenecer a la UBA y gran parte de nosotros lo valora mucho. Nuestra educación fue gratuita, financiada por el país y debemos devolver a la sociedad gran parte de lo que obtuvimos en esta Facultad (de Medicina).


La secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, confirmó hoy que 60.145 trabajadores de la salud contrajeron coronavirus desde el inicio de la pandemia, de los cuales 362 fallecieron.

Asimismo, el Ministerio de Salud informó que los pacientes en UTI con Covid-19 son 3.946 y que el total de fallecidos por coronavirus asciende en el país a 38.928, mientras que fueron notificados ayer 8.037 nuevos contagios, con un total de 1.432.570 infectados. (Télam)