La inseguridad en Haití impide la distribución de ayuda humanitaria tras el sismo de agosto pasado, advirtió hoy la Organización Panamericana de la Salud (OPS) que, además, reclamó a las autoridades haitianas que incrementen la vacunación contra el coronavirus.

El terremoto de magnitud 7,2 que devastó el sur de Haití el 14 de agosto dejó más de 2.200 muertos y 12.700 heridos en un país ya asolado por la pobreza, la violencia de pandillas y la inestabilidad política luego del asesinato del presidente Jovenel Moise, hace dos meses.

"La actual situación de seguridad está obstaculizando los esfuerzos humanitarios y el bloqueo de la ruta principal que conduce a la península sur está retrasando la distribución de ayuda a los departamentos afectados", dijo Carissa Etienne, directora de la Organización Panamericana de la Salud, en una ronda de prensa.

La ruta que une la capital, Puerto Príncipe, con la ciudad de Los Cayos, cerca del epicentro del sismo, sufrió en las últimas semanas cortes y asaltos de pandillas, amenazando la distribución de insumos vitales, reportó la agencia AFP.

Etienne dijo que este cuadro obligó a las agencias de la ONU y a sus socios a seguir utilizando helicópteros y transporte marítimo, complicando aún más su tarea.

"La escasez de combustible también dificulta las actividades en el país", agregó, y advirtió que "todavía hay áreas aisladas a las que no se ha llegado".

Etienne dijo que el sismo golpeó duramente las instalaciones sanitarias de Haití, con 62 centros dañados, incluidos 28 muy afectados.

"Necesitamos urgentemente reparar las que se pueden reparar y reconstruir las que sufrieron daños graves, para asegurar la continuidad del servicio en esas áreas", dijo.

La directora de la OPS también hizo un "pedido especial" a los funcionarios haitianos para intensificar los esfuerzos de vacunación contra el coronavirus, uno de los últimos del mundo en iniciar los trabajos de inmunización de su población.

"Hasta ahora Haití administró 52.000 vacunas y se necesita vacunar a muchas más personas. El 1% de la población cubierta con 500.000 dosis disponibles es totalmente inaceptable", dijo Etienne. (Télam)