La Organización Mundial de Salud (OMS) recomendó hoy un cambio radical en la forma en que se brinda atención neonatal intensiva ya que el contacto "piel con piel" entre los recién nacidos y sus madres u otros cuidadores ofrece "grandes beneficios para la salud.

"El primer abrazo con uno de los padres no solo es importante desde el punto de vista emocional, sino que también es absolutamente crítico para mejorar las posibilidades de supervivencia y los resultados de salud de los bebés pequeños y prematuros", señaló Karen Edmond, responsable médica de la salud de los recién nacidos en la OMS durante una conferencia de prensa.

Esta nueva recomendación sobre cómo tratar a los bebés nacidos antes de las 37 semanas de gestación o que pesan menos de 2,5 kilogramos se aplica en todos los contextos, subrayó la funcionaria, según consignó un despacho de la agencia AFP.

Un contacto inmediato piel con piel debe garantizarse "incluso para los bebés que sufren dificultades respiratorias", señaló la agencia de las Naciones Unidas y consideró que: "Ellos también necesitan un contacto estrecho con su madre desde el nacimiento".

Para e organismo sanitario internacional, los nacimientos prematuros son un "problema urgente de salud pública" que afecta a 15 millones de bebés cada año, es decir, 1 de cada 10 nacimientos.

En este marco, la OMS formuló 25 recomendaciones sobre el cuidado de los bebés prematuros, 11 de ellas nuevas desde la última actualización en 2015, que abarcan todos los ámbitos y destacan la importancia de amamantar a los bebés prematuros.

Por primera vez, las recomendaciones incluyen la participación de la familia, haciendo un llamado a las unidades de cuidados intensivos para que se reorganicen con el objetivo de que la madre y el bebé puedan permanecer juntos.

"Es importante mantener al bebé en contacto con la piel las 24 horas del día, los 7 días de la semana, incluso si tiene que estar en cuidados intensivos", afirmó Edmond y remarcó que las recomendaciones proponen, también de manera inédita, un mayor apoyo psicológico y financiero a los familiares de los bebés prematuros.

"La licencia parental es esencial para ayudar a las familias a cuidar al bebé", destacó Edmond, quien agregó que los padres de los bebés prematuros deben recibir suficiente apoyo financiero y profesional, así como visitas a domicilio tras el alta hospitalaria.


(Télam)