La Organización Mundial de la Salud (OMS) decidió hacer hoy, coincidente con el Día Mundial de la Salud, cinco llamamientos urgentes a la acción considerando que la pandemia de coronavirus “golpeó a unas personas con más dureza que a otras de forma injusta, lo que exacerbó las desigualdades en materia de salud y bienestar dentro de los países y entre estos”, afirmó el organismo en un comunicado.

La OMS aseguró que “en los países, la enfermedad y la muerte causadas por la Covid-19 afectó en mayor medida a los grupos que sufren discriminación, pobreza y exclusión social, y debe hacer frente a diario a condiciones de vida y de trabajo sumamente adversas, en particular, en las crisis humanitarias”.

“La pandemia de COVID-19 se ha propagado favorecida por las desigualdades de nuestras sociedades y las deficiencias de nuestros sistemas de salud”, dijo Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS.

Tedros acotó que “es fundamental que los gobiernos inviertan en el fortalecimiento de sus servicios de salud y eliminen los obstáculos que impiden a tantas personas utilizarlos, a fin de que una mayor parte de la población tenga la oportunidad de disfrutar de una vida sana”.

Por consiguiente, la OMS hizo cinco llamamientos a la acción:

En primer lugar, agilizar el acceso equitativo a las tecnologías contra el coronavirus entre los países y dentro de ellos. Sobre este punto subrayaron que “se han creado y aprobado vacunas seguras y eficaces a una velocidad sin precedentes. Ahora el reto reside en garantizar que estén disponibles para todos los que las necesiten”.

El segundo llamamiento va dirigido a “invertir en atención primaria”.

Al menos la mitad de la población mundial sigue sin tener acceso a servicios de salud esenciales; más de 800 millones de personas emplean al menos el 10% de sus ingresos familiares en atención sanitaria, y los gastos por cuenta propia hunden en la pobreza a casi 100 millones de personas cada año.

La OMS espera que “a medida que los países vayan superando la crisis de la Covid-19, será fundamental evitar todo recorte en el gasto público destinado a la salud y a otros servicios sociales”.

“Priorizar la salud y la protección social”, es el tercer llamamiento.

La OMS subrayó que “en muchos países, las repercusiones socioeconómicas de la Covid-19 derivadas de la pérdida de puestos de trabajo, el aumento de la pobreza, las alteraciones sufridas en el ámbito educativo y las amenazas a la alimentación son mayores que los efectos del virus en la salud pública”.

En cuarto lugar, el Organismo mundial llamó a “crear barrios seguros, saludables e inclusivos”.

El acceso a una vivienda salubre, en barrios seguros, con servicios educativos y recreativos adecuados es esencial para lograr la salud para todos, indicó la OMS y advirtió que el 80% de la población mundial que vive en condiciones de extrema pobreza se encuentra en zonas rurales.

El quinto llamamiento hizo referencia a “fortalecer los datos y los sistemas de información sanitaria”.

Aumentar la disponibilidad de datos actualizados y de alta calidad, desglosados por sexo, riqueza, nivel educativo, origen étnico, raza, género y lugar de residencia, es fundamental para determinar dónde hay desigualdades y atajarlas.

“Ha llegado el momento de invertir en la salud como motor de desarrollo”, declaró Tedros.

“No tenemos que elegir entre mejorar la salud pública, crear sociedades sostenibles, garantizar la seguridad alimentaria y una nutrición adecuada, hacer frente al cambio climático y generar economías locales prósperas. Todos esos resultados esenciales están estrechamente relacionados”, concluyó. (Télam)