La ministra de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual de la provincia de Buenos Aires, Estela Díaz, destacó hoy que "la política de la recuperación de las lenguas (de los pueblos originarios) es una política identitaria y central para construirnos".

Díaz efectuó estas declaraciones al participar, en Pilar, del Parlamento de mujeres y LGTBI+ originarias, donde se presentó el documento: "Mujeres indígenas en la provincia de Buenos Aires: reflexiones y aportes para la gestión de políticas públicas vinculantes".

Según estadísticas oficiales, Buenos Aires concentra un tercio de la población indígena de Argentina, el 31,34 %, porcentaje que demuestra la importante presencia indígena en la Provincia. Si además se considera a la población migrante de países latinoamericanos, asiáticos y africanos, estamos ante una jurisdicción con una población diversa en términos identitarios, étnicos y culturales.

Recuperar la lengua, es central para construirnos y reconocernos en esta diversidad cultural.

La ceremonia de apertura estuvo a cargo de Mirta Fabiana Millan, del pueblo Mapuche, y Sandra López, del pueblo Qom, ambas integrantes de la dirección provincial de Políticas para la Igualdad de Género, cuya responsable es Maia Krichevsky.

Click to enlarge
A fallback.

Las hermanas originarias realizaron, junto a las personas presentes, una ceremonia cultural de apertura al evento, reunidas en ronda, con cantos y ahumaciones.

A inicios de 2020, se creó un área de Mujeres Originarias dependiente de la Dirección de Políticas para la Igualdad de Género, dentro de la Subsecretaría de Género y Diversidad Sexual, cuyo objetivo es promover una mirada intercultural e interseccional sobre las problemáticas vinculadas a mujeres originarias, migrantes, afrodescendientes y LGBTI+ de Pueblos Originarios. Esto implica un importante paso en el reconocimiento de los derechos de los Pueblos y de las mujeres.

El trabajo colectivo, integral, interdisciplinario e interseccional, se plasmó en afiches y folletería sobre violencia doméstica, laboral, institucional e intracomunitaria y se tradujo al Quechua, Qom, Guaraní y Mapuzungum.

En el club municipal Peruzzotti de Pilar, Estela Díaz, precisó que "es una enorme emoción cerrar el año con estos materiales como un puntapié inicial de mucha más tarea para hacer por delante. Es un debate profundo, político, recuperar la lengua, como parte de la identidad, una identidad que compartimos en esta diversidad".

"La política de la recuperación de la lengua, de las traducciones, es una política profundamente identitaria y central para construirnos y reconocernos en esta diversidad cultural que nos compone, que nos hace, que somos y que tanto se invisibiliza", afirmó.

Por su parte, Federico Achaval expresó que "para nosotros es muy importante poder acompañar. Somos un pueblo que se ha formado con esta diversidad, se ha formado de distintas identidades que han llegado a nuestro territorio. Para Pilar, es importante tener en la agenda, las políticas que tienen que ver con los pueblos originarios".

La subsecretaria de Políticas de Género y Diversidad Sexual, Lucía Portos, destacó que "el material que hoy se presenta, con sus traducciones a lenguas originarias, tiene una doble vocación. Primero la vocación de poder comunicarnos y segunda, de la recuperación".

"La recuperación de nuestra historia y de nuestra identidad a través del lenguaje. Para nosotras es importante apoyar y fortalecer desde el Estado la organización de los pueblos, en tanto los pueblos originarios son una muestra de la diversidad cultural de nuestra Provincia, y apoyar la diversidad es parte de las misiones y funciones de este Ministerio", sostuvo.

Luego, la subsecretaria de Políticas contra las Violencias por Razones de Género, Flavia Delmas, dijo: "vamos a emprender un camino importante, tenemos mucho para trabajar en conjunto, para ver cómo a partir de esos materiales, le damos cauce a cada una de las situaciones que se presenten, sabiendo que hay una Provincia que acompaña".

El documento presentado destaca que "una característica relevante es que la violencia hacia las mujeres indígenas debe entenderse en términos de procesos de larga duración. Se trata de violencias que remiten a un proceso de colonización, de varias capas en el tiempo, cada una con sus respectivas consecuencias".

"Se trata de un complejo conjunto de causales de vulnerabilidad que tienen sus orígenes en la colonización y continuaron con la conformación del Estado Nacional, es por eso, que dichos traumas coloniales no sólo se cargan sobre sus cuerpos e identidades individuales, sino que se trata de dolores colectivos que se transmiten de generación en generación", destaca el documento.

Participaron de la actividad la subsecretaría Nacional de Programas Especiales contra la Violencia por Razones de Género, Caro Varsky; la secretaria de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual de Pilar, Eva Molina; la directora nacional de Programas Especiales, Mariana Seghezzo; desde la coordinación nacional de Abordaje de la Violencia por Razones de Género contra Integrantes de Pueblos Indígenas, Aymara Nayra Choque y la asesora Alejandra López Comendador Molina. (Télam)