Las precipitaciones que se iniciaron ayer y continúan este jueves en gran parte de la provincia de Corrientes pusieron fin a los incendios rurales que se registraron en varias localidades, informaron hoy fuentes de Defensa Civil.

El jefe de Operaciones de Defensa Civil, Orlando Bertoni, dijo en declaraciones a Télam que con la lluvia “hoy se apagaron todos los focos ígneos que aún quedaban en Virasoro, Caá Catí y San Miguel”.

“La lluvia nos trajo un gran alivio”, aseguró el funcionario, quien precisó que cayeron entre 40 y 45 milímetros de agua en las zonas afectadas por los incendios y celebró que por suerte “continúa el alerta meteorológico”.

"Para la sequía que hay, esto es una lágrima”, dijo Bertoni, quien expresó que “la sequía continuará en diciembre y enero y tenemos que ser cuidadosos y responsables”.

En tanto, explicó que sólo en la la zona de Gobernador Virasoro, a unos 300 kilómetros al este de la Capital provincial, los incendios arrasaron con más de tres mil hectáreas de producción forestal y plantaciones de alimento para el ganado.

"Tiene que quedar claro que la prohibición de realizar quemas continúa”, sostuvo Bertoni, tras referirse a las pericias e investigaciones en curso para determinar responsabilidades por el fuego.

En los últimos días los incendios se propagaron en Corrientes en las localidades de Santa Rosa, Mburucuyá, Saladas, Bella Vista, Empedrado, Caá Catí, Santa Lucía y Riachuelo y causaron grandes pérdidas en el sector productivo. (Télam)