La Legislatura porteña debatirá este jueves las modificaciones al Código Urbanístico (CUR) que impulsa el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta, y, mientras el oficialismo afirma que las nuevas normas buscan "dar mayor claridad y evitar interpretaciones", la oposición advierte que se descuidan cuestiones relativas al ambiente y a los barrios populares.

La diputada de Vamos Juntos (VJ) y presidenta de la comisión de Planeamiento Urbano de la Legislatura, Victoria Roldán Méndez, dijo que el CUR "se destaca por su previsibilidad, transparencia y claridad de conceptos, pero al tratarse de una norma que planteó un nuevo paradigma sobre la planificación de la ciudad surgieron consultas técnicas que se ven resueltas en este proyecto".

Y, durante la última reunión de comisión que debatió el CUR, añadió: "De esta manera, y con el objetivo de reducir las interpretaciones, el texto mejoró sustancialmente",.

El CUR vigente fue aprobado en noviembre de 2018 y al año siguiente Rodríguez Larreta impulsó una serie de modificaciones que fueron aprobadas por la Legislatura porteña, en primera lectura, en noviembre de 2019.

Luego, en septiembre de este año se realizó una audiencia pública en la que dieron su opinión cerca de 150 personas, entre vecinos, funcionarios y profesionales de la construcción.

En dicha audiencia, las principales preocupaciones que manifestaron los habitantes de la Ciudad respecto a las modificaciones del CUR fueron la falta de cuidado de la calidad ambiental, el aumento de la capacidad constructiva y de la densidad poblacional.

Al tratarse de una ley de doble lectura, modificar el CUR requiere de dos votaciones para su aprobación definitiva.

De acuerdo con lo informado por la diputada Roldán Méndez, entre las principales modificaciones se encuentran la simplificaron de trámites sobre usos del suelo, nuevas definiciones respecto al concepto "Ciudad Verde" y nuevas regulaciones para la Reserva Ecológica.

Además, en cuanto a los edificios de "perímetro libre, se trabajó en aclarar los casos en los cuales pueden edificarse y cómo se deben edificar, para evitar interpretaciones", afirmó la diputada.

Desde el Frente de Todos (FdT), en tanto, advirtieron sobre un "retroceso respecto a la superficie absorbente", al tiempo que consideraron que "las estrategias de mitigación son difíciles de controlar y generan costos para los consorcios".

Así lo afirmó durante la última reunión de comisión de Planeamiento Urbano el legislador del FdT Matías Barroetaveña.

La propuesta del Ejecutivo es permitir que en los centros libres de manzana se construyan cocheras o estacionamientos y, para compensar el suelo absorbente que se pierde al cubrirlo con cemento, implementar "estrategias de mitigación" como tanques para almacenamiento de agua, entre otras.

El CUR vigente, en cambio, establece que "la superficie y solado absorbente del centro libre de manzana será del 100%".

El legislador Javier Andrade (FdT), por su parte, se refirió al título 8 del CUR, que regula la "reurbanización e integración socio-urbana".

"Seguimos reclamando algo que no se abordó: el título 8, que es inexistente. Fue una carilla en la discusión del CUR anterior y hoy ni siquiera se plantea una propuesta desde el oficialismo", dijo.

Y añadió que, por ejemplo, se debería "definir qué es una vivienda digna". (Télam)