Un tribunal de Krasnoiarsk (Siberia) condenó hoy al grupo minero Norilsk Nickel a pagar una multa récord a las autoridades del país debido a la importante contaminación con combustible en el Ártico que provocó una de sus empresas.

El primer productor de paladio y níquel en el mundo deberá pagar en rublos el equivalente de 1.600 millones de euros (1.925 millones de dólares), según informaron

agencias rusas.

La multa no tiene precedentes en Rusia en un caso ambiental.

A fines de mayo de 2020, las imágenes de una enorme marea roja en la superficie de dos ríos del Ártico dieron la vuelta al mundo. Se trataba de 21.000 toneladas de combustible que se fugaron hacia varias fuentes de agua del Ártico ruso tras derrumbarse un depósito de una empresa de Norilsk Nickel.

La contaminación, atribuida a uno de los grupos mineros más poderosos de Rusia, causó enormes daños, según los medios rusos.

La agencia rusa de vigilancia del medio ambiente, Rosprirodnadzor, reclamó una multa récord a Norilsk Nickel, que se declaró dispuesta a eliminar las consecuencias de la fuga y asumir los gastos, aunque cuestionó la suma de la sanción.

"¡Hemos ganado! Gracias a quienes piensan en la ecología hoy", se congratuló en Instagram Svetlana Radionova, jefa de Rosprirodnadzor.

Antes del anuncio del veredicto había indicado que "lo único importante es que por primera vez en la historia de Rusia declaramos alto y fuerte: ¡La ecología es asunto de todos! ¡Y el que contamina paga!", expresó Radionova.

A fines de julio, el presidente Vladimir Putin firmó una ley que posibilita pasar la multa de Norilsk Nickel directamente al presupuesto federal, y no regional como estaba previsto antes, recordó la agencia AFP.

Después del anuncio del fallo del tribunal de Krasnoiarsk, la minera perdía 1,8% en la Bolsa de Moscú y anunció que podría apelar la decisión.

Por su parte, Elena Sakirko, encargada del departamento de Energía de Greenpeace Rusia, dijo que la sanción "es un precedente que puede ayudar a resolver verdaderamente los problemas de medio ambiente".

"Aunque la suma de la multa es ligeramente inferior a la pedida por Rosprirodnadzor, se trata de todas maneras de la mayor compensación por daños ambientales de la historia de Rusia", señaló la ONG en un comunicado.

"Los productos petroleros representan un enorme peligro para el clima", indicó Greenpeace. (Télam)