La Cámara Nacional en lo Criminal resolvió que no constituye delito el acceso por parte de las presuntas víctimas a una computadora de un imputado con contenidos fílmicos útiles para una causa penal sobre abuso sexual, confirmaron hoy fuentes judiciales.

La Sala VII de la Cámara rechazó el planteo de nulidad de la defensa de M.A.F., que, por invasión a la privacidad, había impugnado que ese material fuera incorporado como prueba en el sumario penal.

“Nada obsta a que, en ciertos casos, se incorporen al proceso los registros fílmicos y sonoros obtenidos por los damnificados”, sostuvo el tribunal de segunda instancia.

Los denunciantes afirmaron que si bien la computadora era de propiedad del imputado, la misma “era usada en forma indistinta por toda la familia”, y que “mientras duró la convivencia con F., éste les brindó la clave de acceso” para que pudieran observar películas y realizar otras actividades.

“A ello se agrega que el imputado, al retirarse del domicilio que compartían, dejó la computadora, dado que, como no prendía, creía que no funcionaba”, pero tras conseguir un cargador e ingresar al ordenador con la clave habitual, la denunciante “pudo visualizar los videos” que la defensa intentó evitar que se conviertan en material probatorio.

“Lo expuesto desdibuja lo alegado por la defensa, en torno a la afectación del derecho a la privacidad del encausado, siempre que ha sido éste quien dejó voluntariamente la computadora al alcance” de la familia, sin modificar la clave de seguridad, que era conocida por los habitantes de la vivienda, consignaron los camaristas Mariano Scotto y Rodolfo Pociello Argerich. (Télam)