La Justicia Federal de Campana ordenó hoy el levantamiento de la clausura que pesaba sobre la Estación Regasificadora de Escobar, así como toda restricción de operación de esa planta estratégica. De esa forma se evita el riesgo de un eventual desabastecimiento en el próximo invierno, informó la Secretaría de Energía. El organismo destacó que el juez federal de Campana ordenó el levantamiento de la clausura y de "toda restricción de operación de que pesaba sobre la estación regasificadora de Escobar". El secretario de Energía, Darío Martínez, dijo que se trata de una "muy buena noticia" y que el juez en su fallo "ha debido merituar seguramente los concluyentes trabajos que presentamos en materia de evaluación de la seguridad de la planta". El Gobierno presentó informes científicos de la UTN de Rosario y la consultora Lloyd´s, que refutaron en forma contundente al peritaje de la Universidad de Lomas de Zamora que dio sustento inicial a la clausura. El juez ordenó también la intervención obligatoria de la Secretaría de Energía en la pericia que se deberá realizar. Martínez señaló que se trabajó "con intensidad para lograr el levantamiento de la clausura junto a YPF, IEASA, Enargas y Cammesa". "Ahora tenemos la tranquilidad de poder contar con la planta de Escobar para planificar con certidumbre el programa de abastecimiento integral de la demanda de gas en los próximos meses de invierno", señaló. El funcionario explicó que "la planta de Escobar cumple con parámetros de seguridad y preservación del ambiente de máximo rigor técnico, y jamás tuvo episodios ni eventos que lo hicieran poner en duda"

El fallo suspende también la prohibición de arribo y salidas de buques metaneros para operar en el puerto de Escobar. El buque estaba sin actividad desde octubre último, cuando se ordenó la clausura ante una denuncia de "peligro de muerte urbana masiva". Es el único buque en su tipo que opera en el país luego de que el gobierno anterior cerró los contratos con el que lo hacía en el puerto de Bahía Blanca

La tarea del buque de Escobar es considerada estratégica, porque en el invierno, cuando el consumo se quintuplica, la importación de gas licuado se vuelve una alternativa económica y práctica, ya que inyecta gas a la región de mayor consumo del área metropolitana. LMD/JC/OM NA