María Ovando, la mujer que había sido absuelta por el delito de abandondo de persona por la muerte por desnutrición de su hija hace casi una década, participó hoy de una nueva audiencia con la Justicia misionera, que deberá resolver mañana un pedido de habeas corpus por su liberación en otra causa, por la que fue condenada a 20 años de prisión sin sentencia firme.

Este nuevo pedido será decidido por el juez César Jiménez, a cargo del Juzgado Correccional y de Menores Nº 2 de la Primera Circunscripción Judicial de la Misiones, quien escuchó a Ovando para dar cumplimiento a un requisito formal y obligatorio antes de resolver esta la presentación, informaron los agogados defensores.

Fuentes del Equipo Misionero de DDHH, Justicia y Género, precisaron hoy a Télam que en diciembre pasado la defensa de María Ovando había presentado un habeas corpus en el juzgado correccional y de menores de la jueza Marcela Leiva, denunciando la detención arbitraria e inconstitucional de María.

Si bien la jueza Leiva "rechazó in límine la presentación del recurso de habeas corpus, la defensa decidió recurrir esta decisión ante la Cámara de Apelaciones que ordenó dar trámite al recurso, el cual recayó en el Juzgado Correccional y de Menores Nº 2 de Posadas a cargo del doctor César Jiménez a partir de la inhibición planteada por la jueza Leiva", comentaron.

En 2012, Ovando fue juzgada y absuelta -tras haber estado un año y media presa- por "abandono de persona agravado por el vínculo" tras la muerte de su hija de 3 años a consecuencia de un cuadro de desnutrición, la que falleció en sus brazos mientras intentaba llegar a un hospital de la zona.

Luego, en octubre del año pasado tras permanecer 8 años en libertad fue nuevamente juzgada por el mismo tribunal que la condenó, pero esta vez pidieron 20 años de prisión por los abusos sexuales a dos niñas de su entorno familiar y corrupción de menores (de su hija y una nieta), en un fallo considerado "injusto" por la defensa de la mujer.

La nueva presentación estaba firmada por Nora Cortiñas Madre, de Plaza de Mayo Línea Fundadora y por organismos, espacios y movimientos sociales, que vienen denunciando el fallo que la condenó a 20 años de prisión a Ovando.

En ese marco, desde la defensa adelantaron a Télam que "mañana se conocerá la decisión del magistrado" ante el pedido de libertad.

"Acaba de terminar la audiencia de habeas corpus y mañana estaría resolviendo el juez Giménez si hace lugar o no, y si hace lugar la pondría en libertad", comentó Paredes, uno de los abogados de la defensa, encendiendo una luz de esperanza para María Ovando que se encuentra detenida hace 4 meses sin que su condena esté firme.

Además, entre los argumentos que presentaron los abogados defensores, se planteó que la condena a 20 años de prisión resuelta por el Tribunal Penal de Eldorado no está firme y que Ovando tiene derecho a esperar en libertad.

"El mismo estado en el que se encontró durante la investigación y el juicio", hasta tanto se agoten todas las instancias de revisión, indicaron.

También desde el Equipo Misionero de DDHH, Justicia y Género reprodujeron lo que manifestó hoy Roxana Rivas, también parte de la defensa de Ovando, y explicaron que la audiencia es "parte del procedimiento que se debe cumplir ante la presentación de un recurso de Habeas Corpus".

En ese marco detallaron que la misma fue realizada por medio de teleconferencia, donde el juez César Jiménez cumplió con escuchar las razones por las que se solicita la libertad de María Ovando hasta que la sentencia por la cual se le condenó quede firme.

"Asimismo, en la audiencia María Ovando pudo expresar sus preocupaciones respecto sus problemas de salud y a la situación de vulnerabilidad en que han quedado tras su encarcelamiento dos de sus hijos que se encontraban a su cargo. Uno de ellos es menor de edad y el otro sufre una enfermedad crónica sumada a problemas de alcoholismo", comentaron desde el Equipo de DDHH.

También señalaron que Rivas enfatizó que la solicitud de que Ovando recupere su libertad se realiza con "estricto apego al derecho, ya que según lo establecido por las leyes las medidas de prisión preventiva deberían ser excepcionales".

Según explicó la abogada "este recurso viene pasando varias vallas, uno fue el rechazo in límine de la jueza Leiva", y señaló que la resolución de la la Cámara de Apelaciones dejó en claro que "no se puede cerrar ningún recurso sin antes cumplir con ese recaudo que es la audiencia con el detenido", requisito que fue ignorado por Leiva.

Sobre el pedido de libertad, la abogada defensora resumió que "pedimos que se aplique el derecho. Acá estamos naturalizando siempre que se puede ir al margen del derecho, cuando tanto el derecho de fondo como el procesal establecen que María tiene que estar libre". (Télam)