Las acciones encaradas hasta el momento por el Gobierno nacional para que, en el marco de la pandemia de coronavirus, el peso de las tareas de cuidado de niños y niñas, adultos mayores, enfermos y personas con discapacidad "no recaiga sobre las mujeres y LGBTI+" fueron recopiladas en una publicación que procura sistematizar las herramientas existentes en pos de una "redistribución equitativa" de esas responsabilidades.

Se trata de un informe presentado hoy por la denominada Mesa Interministerial de Cuidados, que incluye un centenar de medidas adoptadas en ese sentido por el Gobierno.

En el contexto de la segunda ola de Covid-19 que, entre otros factores, implica para todas las familias una sobrecarga de las tareas de cuidados, la Mesa Interministerial que coordina el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación (MMGyD) y que integran 15 organismos del Poder Ejecutivo Nacional publicó su primer informe de gestión en el que compendia y detalla las medidas vigentes.

Allí se pueden encontrar las 100 principales acciones en materia de cuidados que se trabajaron desde este espacio, con el objetivo de "lograr una redistribución equitativa de estas tareas que históricamente recayeron sobre las mujeres y LGBTI+ y que, en el contexto de las medidas para prevenir los contagios, se incrementaron".

Así lo expresó en diálogo con Télam Lucía Cirmi, directora nacional de Políticas de Cuidado, del Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad.

Las medidas, dijo la funcionaria, "apuntan a cerrar la brecha de los cuidados ya que las mujeres son más pobres porque pasan más tiempo cuidando sin recibir remuneración alguna".

"En la medida en que la responsabilidad del cuidado esté repartida con los varones y con otras identidades habrá menos discriminación laboral hacia las mujeres", aseguró Cirmi, y agregó que, "darle más lugar al cuidado y ampliar los cuidados, aumenta la productividad de los trabajadores y trabajadoras".

"Las medidas de aislamiento y distanciamiento que se adoptaron a nivel nacional tuvieron como principal objetivo evitar la propagación del virus pero, como contracara, una consecuencia muy clara de la imposibilidad de circular y retrotraerse a los hogares fue la profundización de la sobrecarga de tareas domésticas y de cuidado, y en particular, sobre las mujeres y LGBTI+", apuntó.

"Los cuidados -acotó- adquirieron centralidad en la agenda pública y se volvieron más visibles que nunca y, en este contexto, el Gobierno nacional dispuso una serie de políticas para atender la cuestión de los cuidados".

El informe dado a conocer está mañana reúne 100 medidas principales de los 15 organismos que conforman la mesa en relación al cuidado de la niñez, personas con discapacidad, personas mayores, cuidadores y cuidadoras, empresas, trabajadoras y trabajadores.

Entre las medidas adoptadas, se indicó que, ante la reanudación de las clases presenciales, en febrero pasado, se decidió otorgar el derecho a inasistencia a trabajadoras y trabajadores a cargo de niñas y niños en edad escolar cuando no tuvieran clases presenciales o asistieran a jornadas reducidas.

Además, se creó la asignación por cuidado de la salud en el marco de la Ley de Cuidado Integral de la Salud durante el Embarazo y la Primera Infancia, se financiaron proyectos de igualdad en los cuidados en organizaciones a través del Programa Articular y se lanzó el Programa de Infraestructura de Centros de Desarrollo Infantil para construir 300 espacios de cuidado.

El informe señala que las becas Progresar extendieron su límite de edad hasta los 35 años para las personas con hijos o hijas menores de 18 años a cargo, pertenecientes a hogares monoparentales, y, en noviembre de 2020, se establecieron una serie de medidas que permitieron ampliar la cobertura de seguridad social de la Asignación Universal por Hijo y de las Asignaciones Familiares.

Señala además que se incluyeron contraprestaciones en tareas de cuidado en el "Potenciar Trabajo" y se pagó un incentivo adicional de 5.000 pesos a quienes realizaron cuidado comunitario en la pandemia.

Se constituyó además una comisión redactora para crear por ley un Sistema Integral de Cuidados con Perspectiva de Género, y se lanzó la Campaña "Cuidar en Igualdad", que busca de manera participativa y en todo el país reconocer a los cuidados como una necesidad, un derecho y un trabajo históricamente invisibilizado y distribuido de manera desigual.

También, durante la emergencia sanitaria, se prorrogó la vigencia de los Certificados Únicos de Discapacidad y se emitieron recomendaciones para su certificación no presencial, además de lanzar un nuevo servicio de videollamadas para hipoacúsicos.

A su vez, se instrumentó el Programa "Residencias Cuidadas", se refaccionaron centros de día y se formaron 1485 personas en el Programa Nacional de Cuidadores Domiciliarios.

El informe agrega que se aumentaron 126% las prestaciones del Programa de Asistencia a la Dependencia de PAMI, se incluyeron a las trabajadoras de casas particulares en el IFE y se lanzó el Plan Nacional de Cuidados de las trabajadoras y los trabajadores de la salud. (Télam)