La deforestación en Brasil abarcó una superficie equivalente a la del Estado de Río de Janeiro entre 2019 y 2021, en los tres primeros años del gobierno del presidente Jair Bolsonaro, según un informe divulgado hoy por el programa MapBiomas, desarrollado por el Observatorio del Clima que reúne a ONGs ambientalistas y universidades.

"El 97% de la deforestación ocurre por la conversión de la floresta en terrenos para actividades agropecuarias", explicó Tasso Azevedo, coordinador de MapBiomas.

Además, detallaron que en 2021 la devastación del medio ambiente en todo Brasil "subió el 20%", lo cual significó "la pérdida de 16.557 kilómetros cuadrados en diferentes biomas", entre ellos, "el 59% del total se concentró en la floresta amazónica", ubicada en el norte del país, según consignó la agencia de noticias italiana ANSA.

En la Amazonia fueron destruidos 18 árboles por segundo y 1,9 hectáreas por minuto el año pasado, agregaron.

"La destrucción del medio ambiente se agravó desde 2019 con la llegada al gobierno del presidente Jair Bolsonaro y su política de aliento a la producción agropecuaria y la explotación mineral en áreas preservadas", reafirmaron desde MapBiomas.

El Informe Anual de Dematamiento (RAD, en su sigla en portugués) de MapBiomas señaló que el segundo causante de la destrucción de la vegetación nativa fue el "garimpo", la extracción de oro, diamantes y otros minerales que ocurre generalmente de forma ilegal en tierras de los pueblos indígenas. (Télam)