La Defensoría de Niñas, Niños y Adolescentes reclamó hoy al Estado nacional y estados provinciales y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires a tomar "las acciones necesarias para evitar el accionar violento de las fuerzas de seguridad a su cargo contra las y los niñas, niños y adolescentes".

"Estamos frente a casos de gatillo fácil, en tanto se trata de uso abusivo de armas de fuego por parte de las fuerzas de seguridad, que suele ser presentada por la policía como una acción accidental o de legítima defensa", explicó la Defensoría en un documento emitido esta tarde, titulado “Terminar con el ‘gatillo fácil’ contra adolescentes en Argentina”.

Desde allí, la Defensoría convocó a las autoridades a avanzar en la puesta en marcha de programas como el PUFEAF (Programa sobre Uso de la Fuerza y Empleo de Armas de Fuego), que comprometan a todas las fuerzas de seguridad nacionales, provinciales y departamentales o municipales, y reclamó el cumplimiento estricto de la Ley 26.290 sobre capacitación en materia de Derechos Humanos a las Fuerzas de Seguridad.

En el mismo documento, la Defensoría le pidió al Poder Judicial que investigue y esclarezca los hechos acontecidos y sancione a todos los funcionarios involucrados y responsables.

También convocó a aprobar y poner en marcha el “Protocolo de actuación para las fuerzas policiales y de seguridad en intervenciones con niños, niñas y adolescentes”.

La defensora, Marisa Graham, también exhortó a la sociedad toda a tomar conciencia y repudiar la muerte violenta de estos jóvenes.

Click to enlarge
A fallback.

En ese sentido, el comunicado subrayó que “todos los poderes del Estado, todos los y las dirigentes políticos y el mundo adulto en general debemos comprender, conocer, entender y cuidar a nuestra niñez y adolescencia, evitando la discriminación y la violencia que atente contra su dignidad, integridad y su vida”. La nota enfatiza: “alarma a esta Defensora el accionar que a esta altura podemos calificar de sistemático, que implica hostigamiento, abuso del uso de la fuerza y el homicidio de adolescentes”.

“Estamos frente a casos de ‘gatillo fácil’, en tanto se trata de uso abusivo de armas de fuego por parte de las fuerzas de seguridad, que suele ser presentada por la policía como una acción accidental o de legítima defensa”, advirtió la Defensora.

En ese sentido, puntualizó que “al respecto desde la Defensoría sostenemos que no es relevante el debate sobre si se trata de “gatillo fácil” o de alguna otra denominación, lo que resulta inadmisible y urge resolver es el accionar concreto de las policías que en menos de un mes asesinaron a tres adolescentes en nuestro país en claras ejecuciones extrajudiciales”.

“Los casos que toman estado público son el emergente más gravoso de una práctica de violencia institucional de baja intensidad que se despliega de forma extendida, creciente y preocupante en las barriadas populares de nuestro país”, aseguró.

“Por cada caso que toma resonancia mediática por su brutalidad criminal, hay muchos otros de difícil captación y registración, basados en asedio por parte de las fuerzas de seguridad a las y los adolescentes en sus territorios”, completó.

“Como lo hemos señalado desde la Defensoría en un comunicado en el mes de noviembre, los últimos asesinatos de adolescentes perpetuados por fuerzas de seguridad no son casos aislados, por el contrario, cristalizan que la faz punitiva de los Estados tiene un impacto diferenciado en tanto que más violento entre los más pobres, evidenciando un proceder peligroso y racista”, concluyó Graham. (Télam)