Más de 5.000 habitantes de las comunidades wichi, toba y chorote del norte de Salta que son afectadas por las sequías y la falta de acceso al agua potable fueron asistidos por el campamento que la Cruz Roja instaló en esa región y que hoy cumple un año de funcionamiento.

La Cruz Roja informó a través de un comunicado que cuando comenzó su tarea en el norte salteño sólo el 10 por ciento de los habitantes de las comunidades afectadas accedían al agua potable, pero que un año después ese porcentaje subió al 80 por ciento.

Más de 400 voluntarios que pasaron por el campamento a lo largo del año pasado distribuyeron más de 1.600 bidones y 1.000 filtros familiares; formaron brigadas comunitarias en Primeros Auxilios; brindaron más de 1.000 sesiones de apoyo psicosocial; ofrecieron asistencia sanitaria a 755 personas; distribuyeron de 850 kits de alimentos y 873 kits de higiene; y coordinaron talleres en seguridad alimentaria para 2.785 personas.

“Desde febrero del año pasado estamos instalados en nuestro campamento humanitario en el norte de Salta, un lugar que fue declarado en emergencia sociosanitaria por la difícil situación que vive su comunidad y por lo inaccesible del terreno. Estamos orgullosos de cumplir un año estando presentes, trabajando junto a las comunidades en el fortalecimiento de sus capacidades”, dijo Diego Tipping, presidente de la organización.

Un hito para la comunidad fue la puesta en marcha de una planta potabilizadora capaz de producir, almacenar y distribuir hasta 60.000 litros de agua potable por día para abastecer continuamente a los miles habitantes afectados por la sequía.

Durante este año, la organización humanitaria aspira a completar la instalación de más de 50 letrinas ecológicas, cestos y contenedores para residuos, dar continuidad a la distribución de hasta 60.000 litros de agua potabilizados por día; desarrollar talleres familiares de huerta y Primeros Auxilios; dictar 50 Talleres de tratamiento de residuos, reciclaje o compostaje; y organizar 30 Jornadas de limpieza y descacharrado para evitar la acumulación de basura y propagación de vectores. (Télam)