La Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae) celebra hoy su 30 aniversario posicionada como referente mundial de la industria satelital latinoamericana, con cinco misiones satelitales completadas, Centros Espaciales y Estaciones Terrenas de vanguardia y proyectos que contemplan el lanzamiento de un nuevo satélite, la nueva edición de los Saocom y la fabricación de propios vehículos lanzadores.

El organismo, dependiente del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, fue creada el 28 de mayo de 1991 con el objetivo de llevar adelante el Plan Espacial Nacional, y desde entonces recorrió un fructífero camino para desarrollar en el país la tecnología necesaria para llevar a la Argentina al espacio.

“Fueron 30 años de muchos logros y esperamos muchos más para los próximos 30”, aseguró en diálogo con Télam, Raúl Kulichevsky, director Ejecutivo y Técnico de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales del organismo.

“Desde Conae generamos todos los medios para que nuestro país pueda tener información satelital específicamente pensada para la necesidad de la Argentina y ser los promotores del crecimiento de la industria espacial en el país. Buscamos ser un sector que no solo tenga altísima capacidad de generar productos de valor agregado, sino también con calidad de exportación”, afirmó el especialista.

Kulichevsky consideró que “claramente” los dos momentos más distintivos desde que asumió la dirección del organismo fueron los lanzamientos de los satélites Saocom 1A (2018) y 1B (agosto 2020), proyectos en los que estuvo “trabajando muchos años” dentro de distintos lugares de la organización.

“La misión Saocom la viví desde ser partícipe trabajando en el diseño de los satélites, después fui responsable del desarrollo de los mismos y luego como director ejecutivo y técnico en los momentos de los lanzamientos”, recordó este ingeniero aeronáutico.

Asimismo, agregó: “Después de muchísimos años de trabajo, lanzamos el (satélite) 1A, lo que nos llevó un desarrollo tecnológico importantísimo, después el 1B al que hay que agregar la complejidad de realizar el lanzamiento en época de pandemia, con muchísimas dificultades que nos obligaron a repensar todo y a diagramar burbujas de trabajo”.

El titular del organismo destacó, además, que “todo se logra en base a contar con recursos humanos capacitados para poder llevar adelante esas cosas, que en algunos casos tomamos de las universidades, en otros casos incorporamos o nos asociamos con distintas instituciones del sistema científico tecnológico y, al mismo tiempo, generamos nuevos recursos humanos desde el área educativa que tenemos en la Conae, preparando profesionales y con cursos de capacitación para el público en general”.

Y recordó que, durante las distintas etapas de diseño, fabricación y ensayos de la Constelación Saocom (1A y 1B) “hubo momentos en los que trabajaron entre 800 y 1.000 profesionales y técnicos simultáneamente”.

De cara al futuro, la Conae tiene “muchísimos nuevos desafíos”, como “la misión Sabia-mar, un satélite dedicado a todo lo que es el océano, que estimamos poder estar lanzándolo a fines de 2023, o el desarrollo de nuestros propios vehículos lanzadores para poder enviar los próximos satélites desde Argentina”, anunció Kulichevsky.

También aseguró que seguirán "trabajando en todas las áreas educativas; en nuevos proyectos de desarrollo e innovación y en la segunda generación del Saocom. Si bien acabamos de lanzarlos, ya estamos pensando cómo debe ser la próxima” (generación).

Por su parte, el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación, Roberto Salvarezza, señaló que “gracias a la decisión política de Alberto Fernández y de Cristina Fernández de Kirchner, hemos recuperado el propósito de que la ciencia sea una de las herramientas para la construcción de la Argentina del futuro".

A través de un comunicado indicó que, a través del organismo, seguirán "trabajando para que toda la información que hoy brindan nuestros satélites pueda ser aprovechada en forma integral por el sector productivo y en la prevención de riesgos".

Además de los lanzamientos de los satélites de observación de la Tierra Saocom 1A y 1B, cuyo radar SAR en banda L, fue fabricado en el país y único en el mundo, la Conae logró el desarrollo de la serie SAC de cuatro satélites argentinos de aplicaciones científicas (SAC-A, SAC-B, SAC-C y SAC-D/Aquarius y cuenta con estaciones terrenas de vanguardia, e institutos de formación técnica y profesional. (Télam)