El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires puso en marcha la Unidad de Testeo móvil, que recorrerá los barrios populares porteños en las próximas semanas. La iniciativa, que comenzó en Playón Chacarita y Mundo Grúa, y continúa hoy en Barrio Rivadavia I (Bajo Flores), es impulsada por los Ministerios de Desarrollo Humano y Hábitat y de Salud de la Ciudad.

El objetivo de esta acción es profundizar la estrategia de testeo, detección y aislamiento de personas contagiadas para frenar de esta manera los contagios de covid-19 en cada barrio. También se busca reforzar el testeo sobre personal estratégico y personas que estén en contacto con personas de riesgo.

“Mientras avanza el plan de vacunación, en la Ciudad debemos seguir intensificando otras estrategias que procuren disminuir la circulación del virus y esta idea va en esa línea”, afirmó María Migliore, ministra de Desarrollo Humano y Hábitat porteña. Asimismo, aseguró que “llevar las herramientas del Estado cerca de quienes lo necesitan es una de nuestras prioridades para acompañar a los vecinos y vecinas, especialmente de los barrios populares”.

El equipo de la unidad móvil cuenta actualmente con 10 personas, que se dividen en dos turnos, ya que el testeo móvil está disponible al público de 9 a 18hs. El testeo móvil consiste en ir a los diferentes barrios con una rotación semanal para realizar el test de antígenos a cualquier persona que por diferentes motivos necesita un testeo: cualquier persona que manifieste la voluntad de testearse puede hacerlo.

La idea es que se sostenga en el mismo barrio semanalmente para poder abordar cada 7 días a las personas que resulten contactos estrechos y para facilitar el esquema de difusión y acompañamiento del territorio. El cronograma de barrios a visitar se define de acuerdo a la situación epidemiológica de cada barrio, su cercanía a centros de testeos fijos ya existentes en la Ciudad y a la accesibilidad de los barrios