Santa Fe recuerda hoy con diferentes actos y pedidos de justicia los 18 años del inicio de la trágica crecida del río Salado, que anegó alrededor de un tercio de la ciudad, provocó la muerte de decenas de personas y millonarias pérdidas materiales.

El 29 de abril de 2003 fue la jornada que dio comienzo al ingreso de las aguas por los barrios del oeste de la capital santafesina, justamente en un sector inconcluso del anillado defensivo contra inundaciones que había sido inaugurado por el Gobierno provincial.

La inundación causó la muerte de 158 personas, contabilizando las 23 reconocidas oficialmente por la administración del entonces gobernador y hoy senador nacional Carlos Reutemann y las atribuidas a secuelas, en un trabajo realizado por la Casa de Derechos Humanos de la ciudad.

Una de las actividades conmemorativas es la instalación en el Concejo Municipal de una muestra fotográfica denominada "Rescatar(nos)", que reúne 36 imágenes de los fotoperiodistas santafesinos José Almeida, Eduardo Seval y Hugo Pascucci.

También se prevén actos por parte de las agrupaciones de vecinos que sufrieron las consecuencias de la crecida, como la Marcha de las Antorchas y la Carpa Negra.

En esas inundaciones, los barrios más afectados fueron los del oeste y del norte, situados a la vera del río Salado, pero el agua también llegó al centro y a cercanías de la Casa de Gobierno.

En barrios como Santa Rosa de Lima, Chalet, El Arenal y Roma el agua tapó las viviendas y permaneció durante varios días, lo que provocó que unas 130 mil personas, de los barrios más humildes, perdieran todas sus pertenencias.

Los centros de evacuados montados en escuelas y estaciones de trenes, el voluntariado, los operativos sanitarios y de seguridad, en los que intervino el Estado nacional, fueron algunas de las instancias que paliaron situaciones de extrema vulnerabilidad social agravadas por la tragedia.

La crecida motivó una causa judicial que tuvo su último episodio en febrero de 2019, cuando el juez Octavio Silva condenó a tres años de prisión condicional al ex ministro de Obras Públicas de la provincia, Edgardo Berli, y el ex director de Hidráulica, Ricardo Fratti, hallados culpables del delito de estrago culposo.

No llegó a ser condenado el tercer imputado, el entonces intendente de la capital provincial, Marcelo Álvarez, quien murió en abril de 2018.

De todas formas, las organizaciones de inundados siguen reclamando que la justicia provincial investigue las responsabilidades de otros funcionarios, como Reutemann.

Los integrantes de la Carpa Negra, que llevaron a cabo acciones durante toda esta semana, consideran que "el principal responsable, el ex gobernador Carlos Alberto Reutemann, jamás fue imputado por la causa inundaciones, y sigue ocupando una banca en el Senado Nacional".

(Télam)