La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) llamó a proteger a las mujeres lesbianas, bisexuales y pansexuales de las violencias a las que son sometidas en diferentes países para “intentar modificar o suprimir su orientación sexual o expresión de género” en un contexto de “prejuicios” contra la población LGBTTTIQ+ y “sexismo estructural”, se difundió hoy, en el Día Internacional de la Visibilidad Lésbica.

Esas agresiones sobre las cuales “la CIDH ha recibido información” incluyen “abusos verbales sistemáticos, situaciones de hacinamiento, aislamiento por largos períodos de tiempo, privación de comida, obligación de desnudarse y portar vestimentas consideradas deseables, violaciones sexuales y aplicación de electroshock, entre otros actos contrarios a los derechos humanos”.

Y estas prácticas son muchas veces “administradas en instituciones religiosas y clínicas, incluyendo oficinas psicológicas y psiquiátricas”, y no solo en el contexto familiar inmediato, reportaron.

“La Comisión fue informada de que, en diversos países, las mujeres lesbianas son internadas y sometidas a este tipo de esfuerzos, a menudo, sin su consentimiento e, incluso, mediante abducciones organizadas por integrantes de su núcleo familiar, como el caso de una mujer lesbiana quien fue internada en un centro psiquiátrico por sus familiares después de que ella hiciera pública su orientación sexual”, describe el comunicado sin dar más precisiones sobre el país del que se trata.

“Durante su internación, sufrió acoso verbal por parte del personal de la clínica y fue encadenada durante dos días; únicamente fue liberada una vez que expresó estar dispuesta a participar de las sesiones y a negar su orientación sexual”, agregaron.

La CIDH advirtió que “este tipo de prácticas, en determinados casos, pueden ser contrarias a la prohibición de la tortura y otros tratos crueles, inhumanos y degradantes, por lo que deben ser investigadas de conformidad con la ley y las normas de derecho internacional aplicables”.

En ese sentido, el organismo hizo un llamado a los estados para que prohíba este tipo de abusos y “adopten medidas para que cada ente rector de servicios de salud estatal garantice efectivos procesos de regulación y control de profesionales de la salud que participan en estos actos”.

También solicitaron difundir “información basada en evidencia científica y objetiva sobre el impacto negativo que tienen los intentos de modificación en la vida, integridad personal y salud de las mujeres lesbianas, así como promover una cultura de respeto a los derechos humanos de las mujeres desde su infancia”.

“Al respecto, la Comisión llama a los Estados a prevenir, investigar, sancionar y reparar la violencia contra las mujeres lesbianas desde una perspectiva interseccional, atendiendo sus obligaciones internacionales derivadas de los instrumentos jurídicos interamericanos, incluyendo la Convención de Belém do Pará, los principios de debida diligencia reforzada, igualdad y no discriminación”, concluyeron.

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA) que tiene el mandato de promover la observancia y la defensa de los derechos humanos en la región. (Télam)