El Ministerio de Relaciones Exteriores creó una unidad que tiene como objetivo la asistencia en la formulación y coordinación de políticas relativas a la salud internacional y en la definición de la posición nacional en esa materia, de acuerdo con "el contexto global crítico dado por la pandemia" de coronavirus, se informó hoy oficialmente.

A través de la Resolución 275/2020 publicada el 19 de noviembre en el Boletín Oficial, que lleva la firma del ministro Felipe Solá, se estipula que la Unidad de Coordinación de Salud Internacional funcionará bajo la órbita de la Dirección del Centro de Estudios de Política Internacional.

La dirección depende de la Secretaría de Relaciones Exteriores del Ministerio y “no implicará erogación presupuestaria” porque sus integrantes se desempeñarán con carácter “ad honorem”, precisó un comunicado.

“En un contexto global crítico de la cuestión sanitaria, dado por la pandemia Covid-19, dicha resolución destaca que ‘la salud pública es una política fundamental para el Estado Nacional que requiere de la elaboración de estrategias de mediano y largo plazo’”, indicaron.

Además, la medida considera que la salud internacional precisa de “la definición de estrategias globales para promover el acceso universal a la salud y los medicamentos y el impacto del cambio climático en la salud de la población”.

“Los asuntos internacionales de la salud son cuestiones que se plantean en diversas reuniones, congresos, negociaciones, conferencias y organismos multilaterales y regionales, siendo necesaria una planificación y seguimiento que involucre más estrechamente la política exterior y la salud pública”, afirma el texto del Boletín Oficial.

En ese sentido, la nueva Unidad coordinará las acciones vinculadas a la salud internacional que lleven a cabo las dependencias del Ministerio; contribuirá en la participación de Argentina en materia de salud internacional en los niveles bilateral, regional y multilateral; y promoverá acciones de cooperación sanitaria internacional de interés para nuestro país.

Asimismo, fomentará la cooperación con el sector privado que lleven a potenciar la participación de la industria nacional vinculada al sector de la salud en el comercio global; y favorecerá la coordinación entre las carteras de Relaciones Exteriores y de Salud y la articulación con actores sanitarios del ámbito científico-académico y del sector productivo, concluyeron. (Télam)