Ariel Suárez, el remero que que había recibido un acta por romper con el aislamiento durante la pandemia de coronavirus aseguró este martes que el pago de Alberto Fernández para cerrar la causa de la fiesta de Olivos "no es un aporte, es una coima".

"El pago de Alberto Fernández para cerrar su causa no es un aporte, es una coima",señaló Suárez, quien se mostró indignado por el sobreseimiento del Presidente y de Fabiola Yáñez dispuesto por el juez Lino Mirabelli tras el pago de 3 millones de pesos.

Suárez, atleta olímpico que practicó durante la pandemia, reveló en diálogo con Ari Paluch en la AM550 que decidió salir a remar cuando autorizaron que vuelvan las prácticas del fútbol profesional y no de otros deportes.

Con relación al día en el cual le labraron el acta, cuando se encontraba remando sin ninguna persona a su alrededor, contó cómo fue la mala experiencia: "Policías y helicópteros me empezaron a rodear, me trataron como a un delincuente".

"Aproveché un momento de distracción de Prefectura para escabullirme y entrar al canal. Yo me hice cargo de la decisión que tomé", sostuvo Suárez de manera irónica en relación a lo que Alberto Fernández hizo cuando se desató el escándalo de la fiesta en Olivos en el que responsabilizó a Yáñez.

Durante un año, Suárez estuvo imputado por no cumplir con el decreto presidencial que se impuso por la pandemia de coronavirus, pero a fines de 2021 lo sobreseyeron ya que no había puesto en riesgo la salud de otros y se encontraba solo al momento de la práctica: "No me indagaron ni citaron nunca.

La decisión de sobreseerme fue de la jueza (Sandra) Arroyo Salgado". El juez Mirabelli, aceptó la oferta económica de Fernández y Yáñez y, de esta manera, serán sobreseídos de la causa por la fiesta que se realizó en la Quinta de Olivos durante la pandemia.

En el momento en que los 3 millones de pesos sean cobrados, Mirabelli cerrará definitivamente la causa ya que sostiene que "Alberto no estaba en función". KDV NA