El presidente de la Nación, Alberto Fernández, junto a la titular de Anses, Fernanda Raverta, y la de PAMI, Luana Volnovich, hicieron una serie de anuncio entre los cuales se confirmó la entrega de un bono de cinco mil pesos para evitar un desfasaje mayor de sus jubilaciones con respecto a la inflación.

El mismo será adjudicado a pensionados y jubilados que posean como ingresos hasta dos haberes mínimos, es decir, $46.130. Este beneficio se percibirá en el mes de agosto, junto con el haber mensual, llevando así a, por ejemplo quienes perciben la jubilación mínima, a cobrar $28.065.

Cabe destacar que esta medida alcanza a aproximadamente seis millones de beneficiarios, quienes en abril y mayo ya habían cobrado otro bono, pero en ese caso de $1500 cada uno, para no perder con la inflación.

Por otra parte, luego del cobro del bono, en septiembre, habrá actualización de haberes por la nueva fórmula de movilidad, que tiene en cuenta la evolución de salarios y recaudación, para definir una nueva suba en los beneficios.

“Cuando asumimos, un jubilado de la mínima cobraba $14.000, y con este bono, cobrará $28.000“, dijo la titular de Anses al anunciar el bono compensatorio