La Justicia de San Luis solicitó la restitución internacional de un niño que permanece junto a su madre en el Estado Plurinacional de Bolivia, luego de salir del país sin la autorización del padre y ante la negativa de la mujer de regresar a la Argentina, según la causa iniciada en mayo de 2021 por la denuncia presentada por el hombre, informaron fuentes oficiales.

La jueza de Familia Nº 1, Natalia Giunta, solicitó información a la Dirección Nacional de Migraciones sobre la salida del país de la madre y el menor; contactó a la mujer para ponerla en conocimiento sobre el pedido de restitución del niño en la Argentina; realizó una audiencia virtual con la madre del menor, que no se concretó porque la mujer no se conectó, y notificó las medidas dispuestas por el Juzgado de Familia vía whatsapp, entre otras diligencias, precisaron fuentes judiciales.

La magistrada indicó que, que desde su rol de funcionaria judicial, lo que pudo acreditar en esta causa es "el centro de vida del menor, lugar donde el niño ha transcurrido la mayor parte de su vida, donde tiene un sentido de pertenencia".

“Si el centro de vida del niño es en San Luis, Argentina, entonces corresponde que el niño regrese acá”, sostuvo e indicó que gestionó “con la Autoridad Central de aplicación del Convenio de la República Argentina, para que ellos, a través de la vía consular, se pongan en contacto con el juez de jurisdicción donde está el niño retenido, para que ese juez sea el que tramite la restitución internacional y ordene si corresponde o no”.

Para ello, especificó que si el juez interviniente dispone la restitución “va a tener que articular todos los mecanismos para el regreso seguro a su centro de vida”.

Respecto al niño llevado por su madre desde San Luis a Bolivia, señaló que este caso en particular fue un traslado "ilícito", ya que “el niño salió del país sin la autorización del progenitor”.

El proceso se inició en mayo de 2021 con la denuncia del padre del nene de 4 años, quien acusó a la madre por habérselo llevado sin autorización a Bolivia.

“Está debidamente acreditado que la madre pasó rumbo a Bolivia de forma clandestina”, informó Ernesto Torres Mathieu, abogado del padre del niño en declaraciones a medios locales.

“La doctora Giunta solicitó información a la Dirección Nacional de Migraciones para que le informaran si se registró salida rumbo a Bolivia del menor con la madre, la respuesta fue que no hay registros ni de egreso ni de salida”, agregó el abogado, al tiempo que remarcó que hay que determinar por dónde atravesaron la frontera, cómo lo hicieron y quién los acompañó.

El padre del niño supo del viaje de su hijo con la madre cuando ambos ya se dirigían al país vecino, según relató el abogado.

“Regresó de su trabajo a la casa y vio que no estaban la mujer ni su hijo. Posteriormente, recibe un llamado telefónico de un número desconocido: era ella que le dijo que estaba viajando a Bolivia para un trámite personal y aprovechaba a visitar a su madre. Unos días después recibió el llamado de la abuela materna del niño que le dijo que habían llegado bien y estaban descansando”, relató.

Posteriormente, la madre del chico lo llamó para decirle “no vuelvo más”, afirmó Torres Mathieu y agregó que su cliente le aseguró que no había ninguna razón para que la mujer se llevara de manera intempestiva al niño. (Télam)