El gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, se refirió hoy a la segunda ola de contagios de coronavirus que afecta al país y dijo que la provincia subió a una “meseta de 250 casos diarios”, al tiempo que mostró preocupación por jóvenes afectados que presentan “mucha complejidad”.

“La segunda ola le llegó a todo el mundo, así que en cualquier momento nos llega. Teníamos una meseta de 150 casos diarios y ahora estamos en una de 250. Ya es una meseta alta que va acumulando enfermos en el sistema”, dijo el mandatario jujeño sobre la actual situación sanitaria en la provincia, en el marco de un acto oficial por anuncio de obras.

Agregó que se está “trabajando fuerte y pidiéndole también al sistema privado que ponga más camas” para los pacientes con coronavirus, ya que “todavía no ha puesto" las que tenía a disposición.

En el sistema de salud público, acotó que “también ya se están volviendo a habilitar camas del año pasado, para mejorar la capacidad y estar atentos”.

Morales mostró preocupación por la existencia de personas jóvenes contagiadas que están presentando complicaciones, lo cual asoció a la detección de la cepa manaos en la provincia, pero también de otras.

“Hay muchos jóvenes de 30, 40, 45 con mucha complejidad, que el año pasado no había”, sostuvo Morales al relacionar que están analizando si es porque “están circulando otras cepas más complicadas” en Jujuy.

Finalmente, señaló que ante el aumento de casos, la capital provincial y localidades como Palpalá y La Quiaca, se muestran categorizadas como en alto riesgo, pero que ninguna es alcanzada todavía por las restricciones dispuestas por el Gobierno Nacional. (Télam)