La Cámara de Diputados bonaerense realizó una jornada en la que se debatió en torno a la implementación del "Plan Estratégico Provincial de Parto Respetado" y su situación actual en la provincia.

El 11 de septiembre pasado, la provincia de Buenos Aires adhirió a la norma nacional 25.929 de Parto Humanizado que en 2004 estableció los derechos de las madres, padres e hijos durante el proceso de alumbramiento.

La propuesta, presentada por la diputada Marian Larroque (Frente de Todos), determina el derecho de madres y padres de ser informados sobre las distintas intervenciones médicas, de manera que puedan optar libremente frente a diferentes alternativas; y el derecho de la mujer de ser tratada con respeto, garantizándole intimidad y teniendo en cuenta sus pautas culturales.

La ley dispone que toda mujer tiene derecho al parto natural y respetuoso en cuanto a su tiempo biológico, evitando prácticas invasivas y el suministro de medicación sin justas causas; y a estar acompañada por una persona de su confianza durante el trabajo de parto y el período de posparto.

A la vez plantea que la persona recién nacida tiene derecho a ser tratada en forma respetuosa y digna y a la internación conjunta con su madre en la sala.

"Recuperar el parto como proceso fisiológico y como hecho sexual en la vida de las mujeres, implica una transformación que inscribe estos procesos dentro del plano de la salud y pone a las mujeres, a las personas gestantes, a las familias y a los bebés en el centro de la escena", planteó Larroque.

La legisladora sostuvo que se debe trabajar "en la construcción de una agenda sobre estas problemáticas para recuperar la soberanía de nuestros cuerpos y para recuperar los sentidos que el patriarcado nos arrebató. Pariremos con placer y en libertad".

A su turno, la ministra de las Mujeres bonaerense, Estela Díaz, manifestó que "siempre vivimos una dualidad en esta sociedad, porque hemos aparecido históricamente asociadas a un rol de mujer madre con un determinado lugar de privilegio, de cuidado y atención, y cuando recorremos los distintos momentos desde la gestación, el parto, luego la crianza, nos encontramos con que el patriarcado nos ha asignado también para esos roles lugares de subordinación, desigualdad y falta de acceso a derechos, incluso de malos tratos".

También reafirmó el compromiso del Estado "entendiendo la fortaleza de esta articulación entre Ejecutivo y Legislativo, en una agenda que hace a derechos fundamentales de todas las personas, especialmente de las mujeres y de las personas gestantes, que muchas veces quedan en un segundo plano".

La directora provincial de Equidad de Género en Salud, Sabrina Balaña, destacó la importancia de "traer esto en esta semana mundial del Parto Respetado, porque entendemos que no son acciones aisladas y justamente la estrategia integral es la transformación de las prácticas, de nuestros vínculos y es integral en términos de la provincia de Buenos Aires".

"Estamos cerrando una Guía de Implementación de Parto Respetado en la Provincia, también en conjunto con el Ministerio de las Mujeres, porque queremos que se implemente lo más rápido posible porque necesitamos este plan estratégico", añadió.

Por su parte, la diputada provincial María Laura Ramírez, hizo referencia al trabajo territorial al plantear que "es fuerte para las mujeres poder empezar a hablar, opinar e ir mejorando todo lo que desde la decisión política de nuestro Gobernador permite llevar adelante estas políticas públicas". (Télam)