Johnson & Johnson anunció hoy que su vacuna de una sola dosis contra el coronavirus tiene una eficacia general del 66% y de un 85% para prevenir las formas graves de la enfermedad, informó hoy la empresa, de acuerdo a los resultados de un ensayo clínico realizado en unas 44.000 personas de ocho países. "Estamos orgullosos de haber superado esta etapa crucial", declaró Alex Gorsky, director general de la compañía estadounidense, especializada en los productos farmacéuticos e higiénicos, según consigna la agencia de noticias AFP.

El grupo se comprometió a enviar 100 millones de dosis a Estados Unidos antes de fin de junio, unas 200 millones de dosis a la Unión Europea antes de que acabe el año, con los primeros envíos previstos para abril, y otros 200 millones a los países en vías de desarrollo, a partir de junio. A diferencia de las vacunas de Pfizer y Moderna, que usan la innovadora técnica del ARN mensajero, esta vacuna es un inmunizante de "vector viral", un proceso similar al de las vacunas de AstraZeneca y Sputnik V.

Este tipo de vacunas usan como soporte otro virus poco agresivo, transformado para añadir una parte del responsable del Covid-19. El virus modificado penetra en las células de las personas vacunadas, que fabrican entonces una proteína típica del SARS-CoV-2 que educará a su sistema inmunitario para reconocerlo. "El hecho de disponer de una vacuna de una dosis, eficaz en un 66%, y muy eficaz contra las formas graves de la enfermedad, sigue siendo un éxito", valoró el doctor Amesh Adalja, del centro estadounidense Johns Hopkins ante la AFP.

También destacaron que el inmunizante monodosis de Johnson & Johnson presenta la ventaja de que se puede almacenar a temperaturas de refrigerador normal, en lugar de en congeladores, lo que facilita considerablemente su distribución. Sin embargo, su eficacia osciló del 72% en Estados Unidos al 57% en Sudáfrica, donde una variante del coronavirus sospechosa de ser muy contagiosa se ha convertido en mayoritaria. Numerosas mutaciones del coronavirus fueron observadas desde su aparición, la gran mayoría sin consecuencias. Algunas pueden, sin embargo, otorgarle ventajas para su supervivencia, como una mayor capacidad de transmisión.

Ese es el caso de la mutación conocida como británica, mientras que los científicos sospechan que las variantes sudafricana y brasileña son igualmente susceptibles de ser más contagiosas. Se espera que Johnson & Johnson solicite la autorización de distribución de urgencia en Estados Unidos a partir de la próxima semana, lo que le convertiría en la tercera vacuna en circulación en el país que suma más muertos por la pandemia, junto a la de Moderna y la de Pfizer-BioNTech.

Esta tercera vacuna llegaría en un momento en el que Estados Unidos trata de acelerar su ritmo de inmunización para alcanzar la meta del nuevo presidente, Joe Biden, de 1,5 millones de dosis inyectadas por día. El mandatario declaró sentirse "animado" por el anuncio de Johnson & Johnson e invitó a la agencia estadounidense de medicamentos a evaluar la seguridad y eficacia de esta vacuna, indicó la vocera de la Casa Blanca, Jen Psaki. (Télam)