Un grupo de investigadores de la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de La Plata y del Conicet trabaja en simulaciones matemáticas para tratar de entender por qué ciertos organismos pueden regenerar parte de sus miembros y los humanos no, informó esa alta casa de estudios.

"Para nosotros tratar de comprender como una médula espinal puede regenerarse es fundamental porque es un canal que comunica al cerebro con los músculos, con lo cual se convierte en el canal de entrada y salida de información del cerebro al cuerpo y viceversa", explicó el biofísico Osvaldo Chara.

El axolote, un anfibio que se encuentra en las costas mexicanas, es estudiado aquí en La Plata, desde el modelado matemático, con un equipo que integran Emanuel Cura Costa, co-primer autor del estudio, estudiante de doctorado en el IFLySIB y su Director Osvaldo Chara.

Esta investigación, recientemente publicada en la revista científica "eLife", abre una posibilidad a otras ramas de la ciencia para una posible aplicación en humanos a futuro, teniendo en cuenta la regeneración perfecta de los tejidos en este tipo de anfibios.

"Es notable que cuando en un axolote se produce la amputación de la cola y dentro de la misma se encuentra su médula espinal; lo que se observa es que esa regeneración no es solo anatómica, sino que todos los reflejos que están codificados en la misma, son copiados a la perfección como si nunca hubiese ocurrido una amputación", precisó.

Es esta cualidad encontrada en la naturaleza lo que hace encender un futuro prometedor para poder trasladar esta posibilidad de regeneración de tejidos a humanos, detalló el comunicado de la Facultad de Ciencias Exactas. (Télam)