El Ministerio Público Fiscal de Río Negro inició hoy la investigación para determinar las causas de la muerte del joven oficial de la policía provincial, Gabriel Mandagaray, quien se ahogó cuando participaba de un entrenamiento de buceo, informaron fuentes judiciales.

La victima, de 25 años, realizaba ayer junto a otros 27 compañeros capacitaciones de buceo con el ​Cuerpo de Operaciones Especiales y Rescate (Coer) de Viedma, en la zona de Bahía Creek, a unos 95 kilómetros de Viedma.

En el momento del trágico hecho, el oficial estaba con otros dos compañeros que tuvieron que ser rescatados y sufrieron principio de hipotermia, por lo que fueron trasladados de urgencia al Hospital Artémides Zatti, de la capital rionegrina.

Pese al hermetismo del caso, desde la fuerza policial confirmaron que "no hay detenidos hasta el momento", al tiempo que confirmaron que "se inició una investigación y están tomando testimonios".

Además, fuentes judiciales precisaron que se esperan los resultados de la autopsia, que se realizara una vez que se realice el hisopado por coronavirus.

Por su parte, el fiscal de la causa, Guillermo Ortiz, entrevistó a los otros dos agentes que habían ingresado al agua con la víctima y que estaban con principio de hipotermia, aunque no trascendió que declararon.

Además, Ortiz hoy se trasladó hasta la zona de Bahía Creek para verificar el lugar de playa, donde murió el policía.

El fallecimiento del joven oficial provocó gran consternación en la fuerza policial rionegrina, ya que se trata del hijo del comisario general Antonio Mandagaray, integrante de la plana mayor de la fuerza local; y de la comisario mayor y actual jefa de la Unidad Regional VI; Adriana Fabi. (Télam)