Un grupo de investigadores de la Universidad Nacional de Río Negro (UNRN) investiga la dispersión del alga invasora Dydmo en ríos y lagos de Argentina y Chile, especies cuya inserción en lugares donde no son naturales, constituyen la segunda causa de la pérdida de biodiversidad, y los ecosistemas acuáticos se encuentran entre los más afectados, informó esa casa de estudios.

El objetivo de los investigadores es estudiar su dispersión y sus efectos ecológicos, sociales y económicos y se trata de la primera investigación de ese tipo que se realiza en la región, de acuerdo a la UNRN.

Las especies exóticas invasoras son plantas, animales, hongos y microorganismos transportados por las personas, de manera voluntaria o accidental, fuera de su área natural de distribución.

La UNRN destacó que si bien no existe una estimación global del impacto de las especies invasoras exóticas sobre la economía argentina, "se sabe que muchas de estas especies producen efectos significativos sobre la biodiversidad nativa y serios impactos socioeconómicos, los cuales pueden ser intensos y persistentes sobre sectores vulnerables de la sociedad".

“Didymo” o “moco de roca” (Didymosphenia geminata) fue identificada por primera vez en Argentina en 2010 en el río Futaleufú, en la provincia de Chubut. Es una microalga con alto poder de propagación y elevada capacidad invasiva en cortos periodos de tiempo.

Su presencia masiva en aguas dulces de América del Sur produce cambios en la calidad del agua y alteración del hábitat existente, afectando la biodiversidad.

Click to enlarge
A fallback.

La invasión de la Didymo impide el crecimiento de otras algas, provoca la disminución o desaparición de marcoinvertebrados (insectos, crustáceos y caracoles acuáticos, entre otros) y afecta las áreas de alimentación y reproducción de peces.

También incide en el aspecto visual de los ambientes acuáticos, afectando al sector turístico y la economía de la región.

“La principal preocupación socioeconómica actual para la región es el desarrollo de floraciones en ríos y lagos, donde se realiza la pesca deportiva de salmónidos, por sus efectos en los ecosistemas”, sostiene Pablo Macchi, docente investigador del Instituto de Investigación en Paleobiología y Geología (IIPG) de la Sede Alto Valle y Valle Medio de la Universidad Nacional de Río Negro que funciona en General Roca.

Sin embargo, el impacto de la Dydimo ha sido poco investigado en Argentina. A su vez, los estudios realizados no tienen en cuenta otros aspectos clave en la propagación de esta alga, como la invasividad y la invasibilidad.

El estudio busca analizar el potencial invasor de la especie, la susceptibilidad del ecosistema de ser invadido o su grado de receptividad y los impactos del ambiente, incluido el conjunto de organismos vivos o biota.

“El conocimiento integrado de la invasión posibilitará elaborar e implementar mejores estrategias de gestión y gobernanza, centradas en prioridades bien definidas, que permitan el desarrollo de programas de bioseguridad de especies invasoras”, sostuvo Macchi. (Télam)