El hallazgo del cabo de la cuerda del teleférico que el domingo pasado cayó al vacío ocasionando la muerte de 14 personas, entre ellas dos niños en Italia, impulsa la hipótesis de una desconexión del cable central con la parte pegada a la cabina, informaron fuentes de la investigación.

El cable del teleférico "estaba dañado, se habría desconectado de la cabeza fusionada, la parte pegada a la cabina", precisaron los expertos según informó la agencia Ansa.

El teleférico fue construido en 1970 y conecta en 20 minutos el pueblo de Stresa, sobre el lago Mayor, con el monte Mottarone, que se eleva a casi 1.500 metros, y ofrece espectaculares vistas del lago y de las cimas de los Alpes.

El accidente se produjo cerca de las 12.30 hora local a 100 metros de la última estación de altura del teleférico, con 15 personas en su interior, según un comunicado del Ministerio de Infraestructuras.

Los investigadores creen que este desprendimiento sería el motivo de las anomalías que provocaban el freno de emergencia inhibido.

En este sentido, la Policía italiana detuvo a tres encargados del teleférico acusados de haber desactivado o retirado voluntariamente los dispositivos de seguridad, en particular el freno de emergencia,

"Para una pericia tan compleja e importante se necesitarán al menos dos meses", explicó Giorgio Munari, director ejecutivo de la Monterosa Sky, la sociedad que gestiona las instalaciones de ascenso.

"Un cable no se debería romper jamás", precisó el experto y añadió: "No pretendo expresar juicios acerca de lo ocurrido en Mottarone, pero estamos hablando de un evento rarísimo, excepcional".

El directivo indicó que la cabeza fusionada "es una parte delicada, aquella que puede presentar problemas, pero los controles son rigurosos, solo en Italia la legislación prevé que los teleféricos estén dotados de frenos de emergencia, como lo demuestra el hecho de la hipótesis de ruptura del cable soporte .

"Sigue siendo una alternativa el error humano, pero en esto no quiero siquiera pensar", detalló (Télam)