La Municipalidad de Quilmes puso fin a una fiesta clandestina con la asistencia de más de 200 personas, en su gran mayoría jóvenes, y detuvo a dos de sus organizadores, informó hoy el municipio.

El procedimiento, realizado en conjunto con la Policía Bonaerense, se llevó a cabo en un domicilio particular ubicado en Intendente Oliveri al 2400, luego de que las autoridades recibieran una denuncia telefónica a través de la línea municipal habilitada para tal fin.

Según se informó, "se trató de una fiesta clandestina con alrededor de 200 personas en un domicilio particular, por lo que se identificó a todos los participantes y al menos 40 eran menores de edad".

En un comunicado, el municipio consignó que "al ingresar al domicilio se detectaron 9 plantas de marihuana, hongos aparentemente alucinógenos, balanza, armas blancas, una réplica de arma de fuego y dinero en efectivo".

Los dos organizadores fueron detenidos y trasladados a la comisaría para dar inicio a las acciones judiciales pertinentes.

La comuna recordó que las denuncias de fiestas clandestinas se reciben a través del 911 y de la línea (221) 429-3386, dispuesta por el Ministerio de Seguridad, que funciona viernes, sábados y domingos de 22 a 6, exclusivamente para este tipo de delitos.

A estos teléfonos se suma el del Municipio de Quilmes: 4350-3000 interno 6065, en los mismos días y horarios que el del Gobierno Provincial. (Télam)