Las autoridades de Estados Unidos instaron hoy a los habitantes del oeste del país a limitar el consumo eléctrico, ante la persistente sequía y ola de calor que causan múltiples incendios forestales.

Después de alcanzar picos de hasta 52-54°C durante el fin de semana en el Valle de la Muerte, el termómetro podría seguir rompiendo récords en algunos lugares del estado de California, informó la agencia de noticias AFP.

"Afortunadamente, los focos de calor de comenzarán a enfriarse a partir de hoy", tuiteó por su parte el Servicio Meteorológico de Los Ángeles.

"Disfrútenlo mientras dure, porque va a hacer más calor a partir del fin de semana", agregó.

California, Oregon, Arizona, Idaho, ninguno de estos estados del oeste de Estados Unidos se salva de los incendios que este 2021 ya devastaron unas 350.000 hectáreas, según informaron las autoridades.

Si bien 2020 fue el peor año de la historia moderna de California en cuanto a incendios forestales, las autoridades no descartan que 2021 supere ese récord.

Las olas de calor recurrentes y la reducción de las lluvias en algunas zonas son también una combinación ideal para el desarrollo de los incendios.

Algunas provincias de Canadá también están sufriendo la ola de calor, aunque las autoridades de Columbia Británica prevén que será "menos agresiva" que la que los golpeó hace menos de tres semanas, cuando un pueblo no muy lejano a Vancouver registró un récord de 49,6°C.

La ola de calor de junio habría sido "casi imposible" sin el calentamiento global causado por los humanos, concluyeron la semana pasada investigadores de World Weather Attribution, una iniciativa que reúne a expertos de varios institutos de investigación de todo el mundo.

Los expertos estimaron que el cambio climático hizo que este evento tuviera al menos 150 veces más probabilidades de ocurrir. (Télam)