La instalación de lugares para dejar bicicletas en las estaciones de subte comenzó hoy con la finalidad de favorecer la intermodalidad y ofrecer a los vecinos nuevos espacios cubiertos, iluminados y gratuitos donde dejar su bicicleta, en el marco de la Semana de la Movilidad Sustentable.

La tarea está a cargo de la Secretaría de Transporte y Obras Públicas del Gobierno porteño y Subterráneos de Buenos Aires S.E. y surgió en respuesta al uso creciente de este medio de transporte en la ciudad, se informó oficialmente.

En una primera etapa, se colocarán entre ocho y diez anclajes en la zona previa a los molinetes de ocho estaciones seleccionadas por sus características y ubicación para no alterar el flujo de pasajeros.

Así, se eligieron San Pedrito y Carabobo de la Línea A, Echeverría y Tronador de la Línea B, Juramento y Plaza Italia de la Línea D, y Venezuela e Inclán de la H.

Hasta el momento, ya se encuentran disponibles los bicicleteros en Plaza Italia, Juramento y Tronador y en los próximos días se irá completando la instalación en el resto de las estaciones. Al lado de cada instalación, los usuarios encontrarán las indicaciones para su uso.

El rodado deberá ser atado con candado o cadena gruesa y, por cuestiones de seguridad, solo se podrán usar las escaleras fijas y circular a pie en la estación.

Además, los ciclistas deberán respetar la prioridad de los pasajeros de a pie a la hora de moverse en el hall.

Esta acción se realiza en el marco del plan de colocación de bicicleteros en superficie en zonas estratégicas como bocas de subte, edificios públicos, sedes comunales, hospitales, escuelas, universidades, centros comerciales, espacios verdes, espacios culturales y veredas del microcentro y de las principales avenidas de la ciudad.

Según datos de la Secretaría de Transporte, la bicicleta fue durante 2020 el medio de movilidad más elegido y el único que creció respecto de sus niveles habituales: su uso se incrementó un 27% y ahora uno de cada diez viajes que se hacen en la ciudad se realizan en bici.

En la prepandemia, los viajes diarios en bici representaban el 4% mientras que en 2020 pasaron al 10,2%. (Télam)