La legisladora Isa Penna del parlamento de San Pablo, en Brasil, denunció a su compañero Fernando Cury por acoso sexual. Aunque el hecho ocurrió durante una sesión en diciembre pasado, la denuncia pública se conoció esta semana.

A través de su cuenta en Instagram, donde se define como “abogada, bisexual, ecosocialista y 100% feminista”, la diputada manifestó que “¡El acoso es acoso! No importa si es moral, psicológico, patrimonial o sexual, ¡sigue siendo un crimen!”.

La declaración fue a partir del manoseo que sufrió por parte del diputado Cury mientras ella hablaba con la junta directiva de la asamblea de San Pablo. Las cámaras en el recinto capturaron el incómodo momento.

En el video se ve claramente cómo el hombre la abraza por detrás y le toca un seno. Aunque Penna le saca la mano rápidamente, Cury insiste en tocarla y lo hace varias veces.

“Qué le da a alguien el derecho a tocar una parte íntima de mi cuerpo? Mi pecho es íntimo. Es mi cuerpo. Pido el derecho a estar de pie y hablar con el presidente de la Asamblea Legislativa sin ser acosada”, expresó Penna ante el plenario de la Cámara.

Y agregó: “Soy diputada electa con 53.000 votos, lucho por los derechos de la mujer, lucho contra el acoso. Solo porque existo, merezco respeto. Tengo derecho a estar aquí sin que me toquen”.

El caso fue denunciado ante la Justicia y las autoridades de la Cámara, y aceptado por unanimidad de los nueve miembros del Comité de Ética la semana pasada que darán a conocer su veredicto en marzo.

Por su parte, el abogado del acusado, Roberto Delmanto Júnior, aseguró que el diputado “nunca tuvo la intención de acosar sexualmente a su colega” pero las pruebas demuestran lo contrario. la condena de Cury podría ir desde una suspensión hasta incluso la revocación de su banca en la Asamblea paulista.

El partido Cidadania (Ciudadanía) en el que milita Cury, quien se disculpó por “abrazar” a su colega, repudió el hecho e inició un proceso disciplinario comenzando por apartarlo de sus funciones