La jueza de garantías de Chubut, Patricia Azaro, imputó al empresario ballenero Héctor Alberto Resnik por el delito de "falsa denuncia" contra el exempleado de la compañía, Juan Pablo Mantorell, a quien acusó de robo para "despedirlo cuando estaba enfrentando un cáncer y así evitar su responsabilidad como empleador".

La información fue difundida oficialmente por la Fiscalía de la ciudad de Puerto Madryn, que, a la vez, consignó que la magistrada dictó un plazo de seis meses para realizar la investigación y determinar si se eleva a juicio oral y público a Resnik, que no declaró durante la audiencia preliminar.

En la investigación del caso intervienen los fiscales Alex Williams y Juan Pablo Santos.

Según consta en el expediente, "Resnik denunció en la comisaría de Puerto Pirámides el hurto de los elementos de los galpones de su empresa ballenera y sindicó a Juan Pablo Martorell pero, en realidad, la denuncia estuvo dirigida a poner fin a la relación laboral".

Resnik es propietario de la empresa Southern Spirit, una de las seis que realizan en Puerto Pirámides -sobre el noreste del Chubut- el servicio de avistaje de ballenas.

Mantorell, en tanto, era el patrón y guía ballenero del "Yellow Submarine" la nave insignia de la compañía que tiene la particularidad de ser semisumergible con parte del casco vidriado, de manera que quienes están en la parte baja pueden ver a las ballenas nadando desde el interior.

Juan Pablo Mantorell (43) explicó en diálogo con Télam que "fue todo muy doloroso" porque, cuando lo estaban por llevar al quirófano por su enfermedad, estaban allanando su casa "en busca de herramientas que el dueño sabía que no las tenía".

"Era habitual que yo llevara equipamiento, cajas de herramientas y hasta aparatos de comunicación a mi casa, para ponerla al resguardo de que no desaparezcan o en el mejor de los casos las mal usen", contó Mantorell.

"Incluso había herramientas que el propio 'Tiño' (Resnik) me llevó porque en Pirámides no hay ferretería entonces es bastante habitual que compartamos los elementos", detalló.

El falsamente acusado de robo venía haciendo tratamiento para mitigar los efectos de su grave estado de salud cuando el 22 de julio del año pasado le allanaron su casa mientras él aguardaba turno de cirugía en Córdoba para ser operado. (Télam)