La Municipalidad de La Plata lanzó un programa de enriquecimiento ambiental que busca proporcionar estímulos y situaciones que se aproximen a los comportamientos de cada especie animal en libertad, con el objetivo de mejorar el bienestar físico y psicológico de los animales que están en cautiverio.

La iniciativa, dependiente de la Secretaría de Espacios Públicos comunal, promueve el diseño de recintos, accesorios, presentación y tipos de comida, formación de grupos sociales y múltiples factores que puedan influenciar en la percepción del animal, permitiéndole experimentar situaciones propias de la especie en vida libre.

“Buscamos lograr los más altos estándares de bienestar animal, mejorando tanto el bienestar físico como psicológico de los ejemplares del predio, proporcionándoles los estímulos necesarios para mejorar su entorno y que puedan expresar los comportamientos típicos de cada especie”, expresó el responsable del área municipal, José Etchart.

En esa línea, dijo que buscan promover “el respeto y la actitud solidaria frente a los animales a través de la interacción con los mismos".

"Esta actividad eleva la calidad de vida de los que residen en el Bioparque La Plata, y los ayuda a disminuir el estrés”, detalló el funcionario, y especificó: “Contamos con distintos tipos de enriquecimiento, puede ser físico abarcando el diseño del espacio y mobiliario de los recintos, como también alimenticio, sensorial, social y cognitivo”.

Según informó la Comuna, el proyecto se aplica mediante jornadas con partes teóricas, de observación, de diseño y confección y entrega.

“Este programa de enriquecimiento ambiental nos permite lograr que los animales se sientan más cómodos en los recintos donde se encuentran”, indicó Etchart; y agregó que beneficia “en la interacción con sus cuidadores y la estimulación desde la alimentación y la creación de nuevos elementos para el recinto”.

Para ello, la Comuna detalló que se trabaja con especialistas del Bioparque La Plata desde el área de enriquecimiento y el área de educadores, quienes intentan que los animales tengan "control sobre su ambiente, expresen emociones positivas y gocen de un alto bienestar, disminuyendo cualquier emoción negativa que puedan tener."

A partir de esta iniciativa, de la que también forman parte cuidadores, veterinarios y biólogos, también prevé analizar la necesidad de los animales en cautiverio para planificar "el enriquecimiento adecuadamente, concientizar sobre el peligro de extinción de muchas especies autóctonas y vegetales, y conocer las acciones humanas negativas que influyen en el planeta Tierra; como también las acciones para ejercer cambios favorables". (Télam)