La adolescente de 14 años que desapareció el martes último cuando salió de su casa para sacar la basura en el partido bonaerense de Ituzaingó, y que luego se estableció que se había encontrado con una joven conocida del barrio, apareció sana y salva luego de que fuera vista en una plaza del partido de Moreno, informaron hoy fuentes policiales.

Se trata de Ariana Belén Sotera, quien fue encontrada ayer por la tarde en la plaza céntrica de Moreno, cuando una vecina que trabaja en el partido de Ituzaingó observó su vestimenta y la reconoció, por lo que avisó a la policía.

Minutos después, varios efectivos de la policía bonaerense llegaron al lugar y trasladaron a la adolescente a la comisaría 1 de Moreno, donde finalmente se reencontró con su madre.

Ariana estaba en la plaza con Antonella, una joven de 18 años que fue reconocida por una cámara de seguridad cercana a su casa que registró el momento en que desapareció la adolescente.

SI bien resta que el fiscal pueda tomar declaración, los investigadores determinaron que la noche del martes se dirigieron hacia la plaza de Flores, en la ciudad de Buenos Aires; que luego se trasladaron a la zona de la localidad bonaerense de Castelar, partido de Morón, donde pasaron la noche en la plaza "El Vagón"; y finalmente se movieron hacia el centro de Moreno, donde fueron encontradas.

“Recuperamos a mi hija. Está bien, está sana, fuera de peligro y nadie le hizo nada, nadie la tocó”, dijo su mamá, Giselle, a la prensa local.

Y agregó: "Seguramente con tiempo, y tranquilas, hablaremos las cosas. Lo importante ahora es que está con sus hermanos y está bien. Ahora vamos a poder descansar”.

Todo se inició el martes pasado, a las 20, cuando Ariana salió de casa ubicada en Castelar al 2000, casi esquina Pérez Quintana, en la zona oeste del Gran Buenos Aires.

Horas después, la mamá de la adolescente, al ver que no regresaba y que no la podía ubicar, se presentó en la comisaría 4 del barrio San Alberto para denunciar su ausencia, e informó que tenía el video de una cámara de seguridad de una fábrica lindera, en la que se veía a Ariana con otra joven, que fue identificada como Antonella, de 18 años.

Los investigadores informaron que Antonella dejó de contestar su celular, mientras que la joven desaparecida, Ariana, no tenía teléfono propio ni redes sociales.

Ahora, la UFI Descentralizada 2 de Ituzaingó, a cargo del fiscal Patricio Ventricelli, que llevaba adelante el caso por averiguación de paradero, analiza si cambiar la caratula o si le imputa algún delito a la joven de 18 años. (Télam)