El intendente de Gualeguaychú, Martín Piaggio, e integrantes de la Asamblea Ciudadana Ambiental de esa ciudad se reunieron con funcionarios del Ministerio de Ambiente e insistieron en que la pastera UPM-Botnia en Fray Bentos, apostada sobre la costa del río Uruguay, no cumple con los fallos internacionales sobre contaminación.

En 2006, Argentina se presentó ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya por la instalación por parte del Gobierno uruguayo de una fábrica de celulosa europea sobre el río compartido con Argentina.

Recién en 2010, La Haya advirtió un aumento de la contaminación en el curso de agua pero aclaró que no se pudo determinar su origen, y ordenó que se realicen monitoreos constantes en la zona.

Desde el municipio explicaron a Télam que junto con la Asamblea realizaron una exposición sobre la situación actual del monitoreo y se insistió en que la pastera no cumple el fallo internacional.

También solicitaron iniciar diferentes análisis con marcadores biológicos para determinar la toxicidad del río Uruguay y volver a poner en funcionamiento la planta de monitoreo frente a la pastera.

Por otra parte, coincidieron con el Gobierno nacional en diagramar un trabajo en conjunto con Cancillería y la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU) para aportar asistencia técnica para el análisis del pedido de Kemira, la firma que abastece de todos los químicos para la producción de pasta celulosa.

Finalmente, se evaluó la posibilidad de estudiar una legislación o reglamentación sobre los efluentes industriales que se vuelcan sobre el río Uruguay

Además de Piaggio, del encuentro participaron la jefa de Gabinete del Ministerio nacional, Soledad Canteros; el secretario de Control y Monitoreo Ambiental, Sergio Federovisky; funcionarios municipales y tres integrantes de la Asamblea Ciudadana Ambiental de Gualeguaychú. (Télam)