La Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) denunció hoy que una decena de escuelas porteñas no abrieron sus puertas debido a problemas vinculados con la falta de insumos de cuidado frente a la pandemia, a la detección de casos de coronavirus en docentes y por problemas de infraestructura escolar, como la falta de agua y de ventilación, en el primer día del regreso de los alumnos a las clases presenciales.

"El regreso a la presencialidad en la Ciudad de Buenos Aires estuvo marcado por la desorganización", aseguraron desde el gremio que nuclea a los docentes porteños a modo de análisis luego de la primera jornada en la que cerca de 400.000 estudiantes retornaron a las aulas, tras la suspensión del ciclo lectivo del 2020 bajo la modalidad presencial por la pandemia.

En ese marco, señalaron que llevaron adelante una "Verificación Técnica Escolar" mediante la cual detectaron que unos diez establecimientos permanecieron cerrados durante el miércoles a raíz de diversas circunstancias, las que se sumaron a otras situaciones que complicaron el regreso presencial como las aglomeraciones que se generaron en los accesos a los edificios en el horario de ingreso.

Consultados por la agencia Télam, fuentes del Ministerio de Educación porteño ratificaron las declaraciones vertidas ayer por la titular de esa cartera, Soledad Acuña, respecto que la totalidad de los 2.117 establecimientos educativos de gestión estatal y privadas de la Ciudad abrieron sus puertas.

Incluso, esta mañana el vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli, precisó que se pudo "volver a clases con el 100% de las escuelas abiertas y el 89% de alumnos con asistencia", al tiempo que agregó que "los protocolos funcionaron muy bien y en los lugares donde tengamos que corregir lo vamos a hacer“.

En declaraciones radiales y sobre la posibilidad de interrumpir la presencialidad si suben los casos, el funcionario porteño dijo que eso "es lo lógico", pero siempre "teniendo en cuenta que la regla debe ser la presencialidad".

"Podés suspender (las clases) por 15 días, lo que han hecho otros países del mundo", apuntó Santilli, pero pidió considerar que "somos el único país del mundo que no tuvo clases por 11 meses" .

De acuerdo al relevamiento de UTE, "hubo escuelas que no abrieron por falta de insumos" destinados a garantizar el cuidado de la comunidad educativa frente al coronavirus, "entre ellos, el Comercial 35; la primaria 12 del distrito escolar 19, en Lugano; y la Especial 34, de Caballito".

"Otras que no abrieron por casos de Covid-19 de docentes que concurrieron al edificio escolar en la última semana, tal como la 6 y 8 del distrito escolar 20 y el Jardín de Infantes Integrado 2 de Barracas", detalla el informe del gremio, el cual señala que tampoco estuvieron habilitadas dos escuelas por problemas de infraestructura.

Los establecimientos fueron el Jardín de Infantes Nucleado C, de Barracas, donde se encontraron salas con poca ventilación; el Normal 5, del mismo barrio, por no contar con el servicio de agua en el edificio, y la escuela 23, del distrito escolar 20, en Mataderos "que hace dos años espera en falso la inauguración de su propio edificio; mientras tanto tienen actividades en una escuela técnica".

En un comunicado, el gremio aseguró que "las y los docentes no recibieron la cantidad necesaria de máscaras y los bidones de alcohol en gel que el Gobierno de la Ciudad había enviado resultaron insuficientes para satisfacer la demanda que generan las y los miles de estudiantes que se hicieron presentes durante la primera jornada de actividad presencial". (Télam)