La defensora de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, Marisa Graham, envió un documento a las autoridades de la Cámara de Diputados y presidentes de bloque para aportar una perspectiva de derechos en materia de niñez y adolescencia a la Ley de Promoción de Alimentación Saludable, actualmente en debate legislativo, e instó a los legisladores a que se agilicen los tiempos del tratamiento y sanción del proyecto.

La Defensora recalcó que "un eje central de su trabajo" es la seguridad alimentaria, tal cual fue emitido en el primer pronunciamiento enviado al Jefe de Gabinete de Ministros en Junio de 2020.

En este sentido, se instó al Estado a poner en marcha un plan integral para enfrentar el sobrepeso y la obesidad ubicando en ese marco la oportunidad de promover el debate parlamentario para la regulación del etiquetamiento frontal de alimentos.

Según un documento de la Defensoría Nacional de Niños, Niñas y Adolescentes difundido este jueves, "hemos logrado importantes avances en la reducción de la desnutrición en los últimos años; sin embargo, simultáneamente se ha observado un aumento significativo del sobrepeso y la obesidad en tanto en adultos/as como en niñas y niños".

Ambas problemáticas de exceso y déficit de peso (la doble carga de la malnutrición) "coexisten en las mismas comunidades, familias e incluso individuos", detalló la Defensoría.

En tanto, advirtió que "contar con información necesaria, visible y entendible forma parte de la garantía del derecho a una alimentación nutricionalmente adecuada, resulta hoy un paso importante e impostergable que el etiquetado frontal permita identificar rápidamente alimentos con perfil nutricional desfavorable".

La 2° Encuesta Nacional de Nutrición y Salud de 2018 indicó que en Argentina el 13,6% de las niñas y niños menores de 5 años tienen exceso de peso (sobrepeso 10% y obesidad 3,6%) y el 41,1% de las niñas, niños y adolescentes de 5 a 17 años tienen exceso de peso (sobrepeso 20,7% y obesidad 20,4%), es decir, el 26,5% de las niñas y niños de 2 a 12 años.

Además, la encuesta destacó que sólo un 13% de la población comprende la información nutricional del envase.

El proyecto promueve la modificación de pautas culturales alrededor de la alimentación, a través del derecho a la información adecuada, veraz, comprensible y sencilla.

(Télam)