El ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollan, señaló hoy que "viene una etapa de mayor aceleración de la vacunación" contra el coronavirus y se mostró esperanzado en que a fin de año los argentinos "podamos volver a una vida mucho más normal".

"Este año no va a ser igual al del año pasado en la medida en que en el próximo mes y medio, dos meses tengamos prácticamente protegida la mayor cantidad de gente que tiene vulnerabilidades o que son poblaciones de riesgo", dijo el ministro.

Gollan formuló estos conceptos a la prensa en el marco de una visita a la ciudad de Bahía Blanca, donde participó en la municipalidad junto con el intendente Héctor Gay de la entrega de diez concentradores de oxígeno destinados a un centro extrahospitalario.

Esos equipos permitirán derivar a pacientes que se encuentran ocupando camas en los hospitales públicos, que no tienen necesidad de una alta complejidad con la finalidad de desagotar los centros asistenciales.

El ministro también señaló que "obviamente que la vacunación va a hacer la solución más definitiva, no definitiva y total este año, vamos a tener que seguir con algunos cuidados pero es muy probable que durante este año ya podamos volver hacia fines de este año a una vida mucho más normal y entretanto ir con estos indicadores que se hemos establecido".

"Cuando podemos abrimos un poco, cuando el indicador va para atrás cerramos un poco", explicó.

El ministro indicó que en el marco de esta pandemia "interpretamos la necesidad que significa para mucha gente poder trabajar, e incluso lo que todos queremos es que nuestros chicos y chicas puedan ir a las escuelas".

En ese contexto sostuvo que "en las medida que los números nos dan, podemos pasar de fase y entretanto vacunamos, que es la solución de fondo".

"La idea es seguir trabajando fuertemente en conjunto para dar batalla contra esta pandemia, que nos cambió el escenario", sostuvo al comentar que "si tuviéramos la variante que tuvimos el año pasado, la China, la verdad es que tendríamos una situación más controlada, podríamos estar en otra situación en cuanto a la posibilidad de estar en las fases de mayor apertura y mayor libertad".

"El tema es que nos metieron dos variantes, cuando menos Manaos y británica, que nos corrió el arco porque antes básicamente los internados eran los mayores y a los jóvenes le agarraba de una forma muy suave, no necesitaban internación", señaló. (Télam)