Un fuerte temporal de lluvia y la crecida de una ría provocaron anegamientos en algunas calles de la localidad bonaerense de San Clemente del Tuyú, donde una familia debió ser evacuada y se produjeron algunos siniestros viales, informaron hoy autoridades de Defensa Civil de ese distrito.

La situación en San Clemente, que soporta lluvias intensas desde hace dos días, se suma a la tromba que afectó ayer a la localidad de La Lucila del Mar, que generó la voladura de carpas en un balneario sin heridos.

Augusto Giachetti, director de Defensa Civil del Partido de La Costa, dijo a Télam que en el caso de San Clemente "se juntaron dos fenómenos, la crecida de la ría y la tormenta con abundante caída de agua, que provocó la caída de 190 milímetros en dos días".

"A raíz de la crecida de la ría, toda esa masa hídrica tardó en escurrir y se anegaron calles hasta el cordón de la vereda y en los comercios que estaban en zonas bajas, el agua estuvo al borde del ingreso a los locales", dijo Giachetti.

Explicó también que "ayer tuvimos que evacuar una familia de siete integrantes que vivía en un hogar precario y tuvimos tres siniestros a raíz de la tormenta con heridos" .

Giachetti indicó que estos fenómenos "son inusuales" ya que "antes teníamos las típicas tormentas de verano pero ahora, no nos da tiempo para avisarle a la gente, ya que es una tormenta que descarga toda su potencia, en un período muy corto de tiempo y luego se disipa".

El director de Defensa Civil destacó que "estas situaciones se producen por el fenómeno de La Niña, con el calentamiento de aguas del Océano Pacífico, que generan tormentas fuertes, localizadas en un período muy corto se tiempo".

El Servicio Meteorológico Nacional emitió ayer y hasta las 18 de hoy un alerta naranja para la Costa Atlántica, que significa la advertencia por fenómenos peligrosos para la sociedad, los bienes y el ambiente.

Pasadas las 18.30 el organismo cambió hacia amarilla el alerta en la zona en la que advierte por posibles fenómenos meteorológicos con capacidad de daño y riesgo de interrupción momentánea de actividades cotidianas. (Télam)