La asistencia de alumnos a las escuelas en el contexto de pandemia se incrementó de manera muy fuerte este año y llegó al 91 % con un intenso trabajo en las escuelas para que el retorno sea seguro, aunque hubo disparidades por región, según la cuarta encuesta de Unicef sobre el Impacto de la Pandemia en Niños, Niñas y Adolescentes.

El documento al que accedió Télam fue presentado hoy ante los ministros de Educación de todas las provincias y revela la situación de presencialidad escolar y acceso a tecnologías entre el 24 de abril y el 12 de mayo pasados.

Allí se afirma que en mayo, el 91 por ciento de los hogares argentinos reportó que los chicos y las chicas tuvieron clases presenciales, mientras que el 81% de los que mencionaron que habían abandonado escuela en el 2020 la retomaron este año.

Entre los hogares cuyos integrantes afirman que no regresaron a la escuelas este año (19%) hay fuertes disparidades regionales.

"Luego de un año completo sin presencialidad en las aulas, en un contexto de grandes desigualdades sociales y educativas, es vital asegurar la escolarización con la mayor presencialidad posible en todo el territorio argentino".

Mientras el 74% de los hogares del AMBA afirman haber retornado a las aulas, un 92% lo hizo en la región Pampeana, un 83 en Cuyo, un 79 en el NEA, un 71 en el NOA y un 96 en la Patagonia.

"Luego de un año completo sin presencialidad en las aulas, en un contexto de grandes desigualdades sociales y educativas, es vital asegurar la escolarización con la mayor presencialidad posible en todo el territorio argentino", afirmó Cora Steinberg, especialista en Educación de Unicef.

Indicó que "en los lugares donde no se pueda, por cuestiones epidemiológicas, la interrupción debería extenderse por el menor tiempo posible. Hoy, más que nunca, es necesario priorizar estrategias de continuidad y calidad de servicios educativos para la población en situación de vulnerabilidad", agregó. (Télam)