El papa Francisco lanzó hoy un mensaje de advertencia por la desocupación juvenil y sostuvo que se trata de un "problema de dignidad", porque, a su juicio, la dignidad de la persona "no viene del dinero, no viene de las cosas que se conocen, viene del trabajo".

"El trabajo es una unción de dignidad. Los que no trabajan no son dignos. Tan sencillo como eso", dijo el Pontífice hablando en la Sala Clementina a los niños y niñas del Proyecto "Policoro" de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI), que consiste en un curso de formación para promover actividades laborales y empresariales.

"En este momento en Italia, quiero detenerme en algo serio: el desempleo que hace que muchos jóvenes busquen una alienación. Un número constante busca el suicidio. En un momento en el que no estamos en el verano de la vida demográfica italiana, ­estamos en invierno!", afirmó el Papa.

"Echamos de menos a los jóvenes y por eso los jóvenes no pueden darse el lujo de no entrar en este trabajo. ­La edad media en Italia es de 47 años! 'Bueno, eres viejo. No tiene futuro'. Pero, cómo ¿'Puedo tener hijos si no trabajo? , 'Yo, una mujer, ¿cómo voy a tener hijos, si el jefe de oficina ve mi panza y me echa?', dijo el Papa, dando ejemplos.

"Deben reaccionar contra esto -alertó Francisco-. Que los jóvenes empiecen a soñar, a ser padres, a tener hijos. Y para eso tienen que trabajar. El trabajo es una pequeña garantía para este futuro".

En presencia del cardenal presidente del CEI Gualtiero Bassetti y del secretario general, monseñor Stefano Russo, el Pontífice definió el Proyecto "Policoro", que cumple 25 años, como un signo de esperanza, "sobre todo para muchos territorios del sur de Italia que carecen de trabajo o explotan a los trabajadores", según indicó la agencia ANSA.

"Hoy ustedes están llamados a hacerlo en un nuevo modo -ser esperanza es una nueva manera-, porque este importante aniversario llega en un momento de severa crisis socioeconómica debido a la pandemia", agregó.

(Télam)