El Gobierno, a través de las secretarías de Calidad en Salud y de Alimentos, Bioeconomía y Desarrollo Regional, estableció modificaciones al Código Alimentario Argentino para disminuir la cantidad de micotoxinas presentes en alimentos procesados dirigidos a lactantes y niños de corta edad, "capaces de producir un grupo de enfermedades potencialmente severas llamadas micotoxicosis"..

A través de la resolución conjunta 9/2021 publicada hoy en el Boletín Oficial, se indicó que a partir de la fecha, las empresas productoras tendrán un plazo de 24 meses para adaptar sus procesos a la nueva normativa.

Los alimentos alcanzados por la medida son los elaborados a base de cereales y de manzana para lactantes y niños pequeños; preparados para lactantes como leche maternizada y leche modificada y cereales para el desayuno.

"La resolución incorpora al Código Alimentario Argentino el artículo 156 quinto, que fija los límites de micotoxinas en cereales para desayuno y alimentos y preparados a base de cereales destinados lactantes y niños de hasta 3 años, una adecuación elevada a la Comisión Nacional de Alimentos (CONAL) por el Instituto Nacional de Alimentos (INAL) como resultado de su constante evaluación y monitoreo de productos alimenticios", explicó Arnaldo Medina, secretario de Calidad en Salud de la cartera sanitaria nacional.

Luego de la evaluación y discusión de la evidencia, la CONAL acordó con la necesidad de actualización de la normativa y avanzar en establecer altos estándares de vigilancia en concordancia con los criterios internacionales y de referencia para estos productos.

"Si bien la pandemia ocupa buena parte de la agenda sanitaria, es nuestra responsabilidad profundizar el cuidado de la salud integral de los argentinos, una preocupación que el ministro de Salud González García nos exige a todos los integrantes de su equipo", añadió Medina.

Las micotoxinas son sustancias producidas por determinados hongos filamentosos como producto de su metabolismo secundario que pueden contaminar los alimentos y las materias primas utilizadas para su elaboración, y pueden originar una serie de trastornos y enfermedades, denominadas micotoxicosis, que afectan a los seres humanos y a los animales.

Según los considerando de la resolución firmada por Medina y Marcelo Alos, "las micotoxicosis pueden manifestarse en forma aguda o crónica, en forma de una muerte rápida hasta la formación de tumores; pero más enfermedades pueden producirse cuando las micotoxinas interfieren con los procesos del sistema inmune, afectando a la población más susceptible a las enfermedades infecciosas".

Los funcionarios de los ministerios de Salud y de Agricultura, Ganadería y Pesca consideraron "necesario fijar nuevos límites para micotoxinas con el objetivo de proteger la salud de la población infantil" por considerarla como "muy vulnerable", continuando así "con la actualización de los niveles máximos de estos contaminantes". (Télam)