El científico británico James Lovelock, conocido por sus tempranas advertencias sobre la crisis climática y por su "hipótesis Gaia", que considera la Tierra como un ser vivo capaz de autorregularse, falleció a los 103 años, informó hoy su familia.

"James Lovelock falleció ayer (martes) en su casa rodeado de su familia en el día en que cumplía 103 años", señalaron los familiares del científico a través de un comunicado.

Además, manifestaron que "para el mundo, era conocido como un pionero, un profeta del clima y el inventor de la teoría de Gaia", y agregaron que la salud de Lovelock se había deteriorado tras una reciente caída.

Lovelock, que se presentó a lo largo de su carrera como un "científico independiente", había creado polémica con una visión apocalíptica de la crisis climática, consignó la agencia AFP.

"Ya es tarde, demasiado tarde para salvar el planeta tal y como lo conocemos", declaró en 2009, unos meses antes de la conferencia sobre el clima de Copenhague (COP15), que terminó en fracaso.

"Prepárense para enormes pérdidas humanas", advirtió el científico, quien manifestó una posición que entonces era minoritaria en el mundo científico.

Nacido en 1919, Lovelock creció en el sur de Londres en el periodo de entreguerras y trabajó durante 20 años para el Instituto Británico de Investigación Médica.

A principios de los años 1960 fue contratado por la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA) y se trasladó a California, Estados Unidos, para trabajar en la posibilidad de que haya vida en Marte.

También es conocido por haber formulado, en 1970, la "hipótesis Gaia", que presenta a la Tierra como un ser vivo capaz de autorregularse, una teoría que en su momento fue criticada por sus colegas. (Télam)